ELECCIONES ESTADOS UNIDOS 2020

Ciudadanos sienten miedo en toma de posesión de Joe Biden

La gente se siente incómoda al salir de sus casas, Por el alto dispositivo militar desplegado ante posibles amenazas de disturbios

MUNDO

·
TODO A LÍMITE. Alistan en el Capitolio protocolo para la asunción de Joe Biden. Foto: EFE

 A unas horas de que Joe Biden tome posesión como presidente de Estados Unidos, lo que se esperaba fuera una fiesta en la  capital estadounidense, se convirtió en un manojo de nervios.

Esta es una ciudad con miedo

Miedo de lo que pueda pasar, parte por las amenazas de grupos de derecha y la influencia que se les atribuye entre los militares encargados de cuidar Washington, y pese a que ya hay anuncios de que no habrá "manifestaciones armadas". 

Tanto que los periodistas designados para la cobertura compran ahora cascos y chalecos antibalas, como precaución, en una tienda llamada "Full Metal Jacket" como la película sobre Vietnam de Stanley Kubrick, conocida en México como Cara de Guerra. O como si fueran a Siria, Irak o a la Centroamérica de las décadas de los 70 y 80.

"Nunca esperé ver algo como esto", dijo Manuel Iguina, un restaurantero puertorriqueño avecindado hace 30 años en Washington.

EN APOYO. Seguidores de Biden realizaron una vigilia de apoyo a la transición. Foto: AP

El sentimiento de Iguina es compartido por muchos, incluso aquellos que ya no se sienten cómodos al salir a pasear a sus mascotas y ser observados, ya sea por soldados o por vecinos desconfiados, cuenta Concepción, una mexicana que vive en la capital estadounidense. 

Emergencia

Washington está oficialmente en "Estado de emergencia", con un despliegue militar sin precedentes (25 mil efectivos) ante las amenazas de los descontentos por la elección de Biden, que se apila sobre el temor a los contagios por COVID-19.

El despliegue no tiene antecedentes en décadas, y supera incluso a aquel que siguió a los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando tres mil personas murieron en las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono de Washington.

Enemigo interno

Pero esta vez el enemigo es interno. Son nacionalistas blancos, cristianos evangélicos, organizados en grupos milicianos para defender su interpretación de la Constitución y el supuesto robo electoral contra Trump. Y ellos han amenazado con actos de violencia y presentarse armados al acto de toma de posesión.

Piquetes de soldados apoyados por camiones blindados o patrullas de Policía montan guardia en las principales intersecciones de acceso a lo que algunos califican como la "zona verde" –como el área de seguridad que alberga embajadas en Bagdad–, alrededor del corredor que va del Capitolio a la Casa Blanca.

El cierre durará hasta la madrugada del jueves, y quienes estén en esa zona, sea porque viven ahí o su trabajo los obliga a estar temporalmente en ella, deberán quedarse hasta ese momento. Algunos en los hoteles aún abiertos, otros con amistades o en las oficinas.

Y siempre, la presencia de soldados y policías armados. Serios y a veces joviales, en un dispositivo de seguridad extraordinario.

Pero la intranquilidad no se queda ahí, y se siente. Lo mismo al llegar al aeropuerto que en camino a la ciudad y los rodeos para entrar sólo por accesos autorizados. Se siente en los comercios y restaurantes cerrados o con sus vidrieras cubiertas por madera.

Por José Carreño Figueras
Enviado especial