Premios Nobel empiezan a reconocer labor femenina; éstas mujeres lo han recibido

El premio Nobel sigue siendo mayoritariamente masculino, en particular en las ciencias, aunque la labor de las mujeres empieza ser reconocida

Premios Nobel empiezan a reconocer labor femenina; éstas mujeres lo han recibido
Marie Curie, la Madre Teresa o Malala figuran entre el 6.1% por ciento de las mujeres galardonadas con un Nobel desde 1901. Foto: Especial

El premio Nobel sigue siendo mayoritariamente masculino, en particular en las ciencias, aunque la labor de las mujeres empieza ser reconocida, como lo demuestran las tres premiadas en la edición de 2020.

Marie Curie, la Madre Teresa o Malala figuran entre el 6.1% por ciento de las mujeres galardonadas con un Nobel desde 1901. Una escasa cosecha entre 931 laureados, si se excluyen instituciones (según una base de datos de la AFP).

 

Las últimas en recibir el galardón son la francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna, que lograron el Nobel de Química este miércoles. La estadounidense Andrea Ghez recibió el de Física el martes.

Por categorías, el Nobel de la Paz es el que ha sido más generoso hasta la fecha con las mujeres: un 15.9 por ciento de los galardonados son mujeres, seguido del de Literatura, con 12.9 por ciento.

En cambio, en Física solo hay 1.9 por ciento de mujeres, 3.8 en el de Química, en Medicina son 5.4 y en Economía un 2.4 por ciento.

Esta edición es la segunda solamente, desde 2009, en la que tres mujeres obtienen los Nobel científicos: Medicina, Física y Química. Y esa situación desigual se repite con los comités de selección.

Las últimas en recibir el galardón son la francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna. Foto: AFP

Aunque Suecia y Noruega (que entrega el Nobel de la Paz) están orgullosos de su reputación como defensores de la igualdad de género, en los comités de los Nobel, las mujeres representan solo una cuarta parte de los miembros.

Este año en Estocolmo solo hay hombres al frente de los comités.

Y los comités de Economía (dos mujeres de 11 miembros), de Química (tres de diez), de Medicina (cuatro de 18), y de Física (una de siete) están lejos de la paridad. El de Literatura (dos de siete) no escapa a la norma.

Para Eva Olsson, la única mujer del comité de Física, la explicación es sobre todo matemática, debido a las pocas mujeres en su disciplina.

En los comités, la proporción de mujeres ha aumentado en los últimos años.

"Está claro que la situación mejora progresivamente pero lentamente", reconoce Göran K. Hansson, secretario general de la Real Academia de Ciencias.

Comités de elección y paridad de género

En Estocolmo, los comités proceden principalmente de su institución de referencia: la Academia Sueca de Literatura, la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo para Medicina y la Real Academia de Ciencias para Física, Química y Economía.

Estos pequeños grupos no tienen la última palabra sobre la elección final de los galardonados, que compete a su academia en su conjunto, pero se encargan de preparar la lista de los posibles ganadores.

Para el premio de la Paz, el Parlamento noruego, teniendo en cuenta el equilibrio de fuerzas políticas, designa a los cinco miembros del comité que se ocupan de examinar a los candidatos y de elegir a los ganadores. 

Es la excepción en cuanto a paridad de género: en las últimas décadas las mujeres han dominado, a veces con cuatro de los cinco puestos.

La estadounidense Andrea Ghez recibió el galardón de Física el martes. Foto: AFP

Este año, sin embargo, solo hay dos mujeres, pero una es la presidenta del comité.

Desde 2001, 24 mujeres han ganado un Nobel, en comparación con 11 en las dos décadas anteriores.

En instituciones dedicadas al progreso, el proceso de feminización se ve frenado por otro parámetro: en la mayoría de las academias de las que salen los comités, los miembros son elegidos de por vida. 

Los miembros del comité noruego en cambio son nombrados por seis años. Hubo que esperar a 1948 para que una mujer entrara pero últimamente fueron mayoritarias, tanto que se gastaban bromas sobre la necesidad de cuotas de hombres.

Con información de AFP


Compartir