Lunes 21 de Junio 2021
PIENSA JOVEN

Así se vive la diversidad en la Universidad Panamericana. Conoce su historia

La gran riqueza de la vida universitaria sin duda es el contacto con los pares, si a eso le sumas la diversidad de orígenes, credos, costumbres y posturas políticas, e ideológicas hacen de la cotidianeidad universitaria un crisol de aprendizajes inigualable

Escrito en ESTILO DE VIDA el

Recuerdo el primer día de clases en la universidad, llegué y me senté en la primera mesa que vi, a lado de alguien que no conocía, pero que, en un futuro, llegaría a hacerlo. La realidad es que cada una de las personas sentadas en ese salón, tenían una historia que contar y cada una de ellas venía de una familia, cultura y tradiciones distintas.

Mi educación básica, y media superior la cursé en escuelas para la comunidad judía, donde todos compartimos la misma cultura y religión, el paso a la Universidad Panamericana (UP), representó la oportunidad de conocer otras personalidades, entender formas diferentes  de ver la vida, y sobre todo, otras costumbres. Desde el inicio, me sentí parte de un nuevo grupo…

Cuatro años después, mi experiencia en la UP se ha engrandecido, en ese ir y venir de aulas, me he encontrado con distintas historias, personalidades de distintas formaciones académicas, filosóficas y procedencias, todos ellos han enriquecido día con día mi plática de pasillo, me han abierto una visión del mundo nueva y diferente.

Hoy por hoy, las nuevas tendencias educativas están dirigidas a formar ciudadanos del mundo, estudiantes universales. Aunado a ello, el objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU plantea que todo ser humano debe de poder acceder a una “Educación de calidad, una educación universal, inclusiva, abierta y tolerante entre los diferentes grupos de la sociedad”, es decir, una educación multicultural e inclusiva.

En México la educación pública es gratuita y laica, en los últimos años se encuentra en proceso de ser inclusiva, para ello se han generado diversos programas para promover el respeto y reconocimiento a las diferencias, etnias, lenguaje, religión, costumbres, etc., a fin de favorecer la equidad. Estas mismas acciones se llevan a cabo también en la educación privada, desde la básica, hasta la educación superior.

Y en la universidad, también se hace lo propio, sin duda la diversidad, multiculturalidad y la interdisciplinariedad son prueba de ellos. En el microuniverso de la sede Santa Fe de la UP, (próximamente nos mudaremos a Ciudad UP), y del cual soy parte, somos una comunidad estudiantil que se está formando en las carreras de Business & Management, Derecho, Finanzas Cuantitativas Gobierno y Economía. En sus cuatro paredes me ha tocado convivir con Cristianos, Católicos, Testigos de Jehová, Musulmanes y por supuesto Judíos, de diversos confines del mundo, con diversas posturas ideológicas.

Amigos interesados en ser parte de la Universidad Panamericana me preguntan, oye, ¿cuál es tu experiencia?, ¿te dan los permisos para atender las festividades judías? 

Hoy por hoy puedo decir que no solamente la Universidad Panamericana lo toman en cuenta, sino que les interesa conocer toda la diversidad cultural de su comunidad, aprender de ellas, de sus realidades  y compartirlas a través de diversas actividades de Vida Universitaria pues es parte de su esencia, es anteponer a la persona sobre cualquier otro aspecto. 

Estoy convencida, no importa que las creencias y tradiciones sean distintas, siempre podremos convivir, ponernos en los zapatos del otro; diferentes personalidades y culturas dentro de un salón, muchos puntos de vista y por supuesto nuevas amistades. Hoy por hoy puedo decir que no me siento diferente, me siento aceptada con mis creencias y costumbres y soy parte de la Familia UP.

mgm