SÍNDROME DEL IMPOSTOR

Síndrome del Impostor: Cinco puntos clave para comprenderlo

A pesar de que esta sensación se ha vuelto cada vez más común, las mujeres son quienes la experimentan con mayor frecuencia

Este síndrome no tiene un diagnóstico clínico, pero se ha popularizado en la población más joven. Foto: Pixabay
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Si has frecuentado el contenido de plataformas digitales, probablemente hayas leído algo sobre el "síndrome del impostor", un trastorno que siete de cada diez personas ha experimentado a lo largo de su vida personal, académica y profesional. Este malestar consiste en no sentirte una persona merecedora del éxito que tienes o en dudar de tus conocimientos y habilidades cuando otras personas las reconocen. A pesar de que esta sensación se ha vuelto cada vez más común, las mujeres son quienes la experimentan con mayor frecuencia. Si todavía no sabes muy bien cómo te afecta o en qué consiste este síndrome, estas son cinco cosas que debes saber al respecto. 

Descubierto en Francia

Pauline Clance y Suzanne Imes fueron las psicólogas encargadas de nombrar este síndrome después de realizar una serie de estudios en las que descubrieron que muchas personas no se sienten merecedoras de sus logros. La sensación fue descrita como una autopercepción de inferioridad e insuficiencia que podía tener varias causas tanto internas como externas, tales como poca confianza, baja autoestima, patrones familiares, estereotipos sociales y diferencias salariales, entre otras. 

Fue descubierto por dos psicólogas francesas. Foto: Twitter @AdminTug

¿Eres un fraude?

Las personas que padecen este síndrome piensan que son un fraude y que las personas a su alrededor, aunque no se han dedo cuenta, están a punto de descubrirlo. También suelen creer que ninguno de sus méritos ha sido conseguido por sus habilidades, sino por casualidad, lo que ocasiona que teman ser exhibidas y, a partir de eso, desarrollan un perfeccionismo casi patológico. Es decir, al sentir que su trabajo no es suficiente, tienden a exigirse demasiado para tratar de compensarlo. 

La inseguridad es la base

Todo nace de la inseguridad que tiene una persona. Al sentir que su trabajo no es suficiente, se quita valor en otros aspectos y siente que, haga lo que haga, no podrá remediar ninguna de las situaciones por las que atraviesa. Este problema no solo se ve reflejado en el ámbito laboral, sino también en la calidad de sus pensamientos, la forma en la que se expresa y en las capacidades que demuestra cuando está bajo este síndrome. 

Suele detonar depresión y ansiedad. Foto: Pixabay

Ansiedad y depresión

La salud mental es uno de los aspectos más afectados por el síndrome del impostor, pues las personas pueden llegar a padecer ansiedad o depresión como una consecuencia de sus pensamientos de inferioridad. El estrés constante, la autoexigencia y la situación, en general, pueden ser un detonante para que estos trastornos aparezcan en tu cotidianidad, lo que se convierte en un círculo vicioso sin fin. 

Es más frecuente en mujeres

Las mujeres, al formar parte de una cultura machista, son más propensas a padecer este síndrome fomentado por aspectos como la poca presencia de las mujeres en puestos de dirección, las interrupciones constantes al momento de externar una idea, el poco apoyo que reciben por parte de sus jefes, entre otras cosas. 

aar