Así fue el día que Tláloc llegó a la CDMX y casi inunda la metrópoli: VIDEO

El monolito se encontraba en el Estado de México y su arribo a la capital fue un hecho histórico

Así fue el día que Tláloc llegó a la CDMX y casi inunda la metrópoli: VIDEO
Llovió durante una hora y media a su llegada a la CDMX.

Corría el año de 1964 cuando el monolito de Tláloc, Dios de la Lluvia, llegó a la Ciudad de México para ser parte del entonces recién constituido Museo Nacional de Antropología. 

Su llegada causo furor entre los visitantes y expertos que estudiaron y planearon la llegada de esta deidad mexica que estaba ubicada en el pueblo de San Miguel Coatlinchán, Estado de México. 

Con un peso de 167 toneladas, Tláloc fue un monolito difícil de transportar; para su arribo fue necesario la construcción de una plataforma de 24 metros de largo y 6 de ancho, además de ser reforzada con vigas y cables de acero. 

Para su salida del pueblo, fue necesario cortar 300 cables de luz y de alta tensión para que la deidad pudiera pasar sin complicaciones. 

Lluvia en la CDMX 

Pese a que no era época de lluvias, Tláloc logró lo imposible, una gran tormenta azotó a la metrópoli cuando el Dios pisó por primera vez el entonces Distrito Federal; tormenta que duró hora y media, y que dejó varios estragos viales. 

Y como todo gran Dios, su entrada principal fue por el Zócalo capitalino en donde miles de chilangos lo esperaban con grandes expectativas. 

Finalmente, y pasando la media noche, el monolito llegó al museo para ser la principal atracción en la entrada del reciento cultural. 

alg


Compartir