¡No los tires! Los clavos oxidados son buenos para las plantas y esta es la razón

Los clavos oxidados podrían ser la solución para algunos problemas de tus plantas por su contenido de hierro

¡No los tires! Los clavos oxidados son buenos para las plantas y esta es la razón
Tus plantas te agradecerán utilizar este truco. Foto: Especial

Cuando se trata de la jardinería y el cuidado de las plantas existen una gran cantidad de trucos que se pueden utilizar para mejorar el aspecto de los árboles y flores, como aquellos que muchos utilizan al guardar los clavos oxidados para convertirlos en un nutriente de la tierra. 

Aunque algunos jardineros piensan que se trata de una mentira, pero también existen los que aseguran que este truco tiene excelentes resultados; aquí te explicaremos la razón de porque podría funcionar y tu podrás tomar la decisión de llevarlo a cabo. 

Por qué utilizar clavos oxidados para las plantas 

Los clavos oxidados contienen óxido de hierro, que es la capa de tono rojo y naranja que adquieren cuando el oxígeno y el hierro reaccionan en presencia del agua, ya sea por contacto directo o a través del aire. También se le denomina óxido férrico, y se dice que por su alto contenido de hierro puede traer grandes beneficios a la tierra de tus plantas

Aunque el hierro es sólo uno de los nutrientes que los jardines necesitan, sigue siendo un micronutriente esencial. El hierro ayuda a disminuir los nitratos y sulfatos, y a la generación de energía dentro de la planta. Aunque el hierro no se utiliza en la síntesis de la clorofila, es esencial para su formación.

Los clavos oxidados contienen óxido de hierro. Foto: Especial

Una cantidad insuficiente de hierro en las plantas puede provocar que las hojas sean débiles y amarillas y que no crezcan como deberían. Las deficiencias de hierro en el suelo se da cuando este es demasiado alcalino o tiene demasiada cal. Por lo que los clavos oxidados pueden aportar el hierro necesario.

El óxido también aumenta la acidez del suelo, algo que puede ser útil si cultivas plantas amantes de los ácidos como: Helechos, Roble, Camelias, Arándanos, Azaleas, Hortensias, Plantas carnívoras, Lirios, Pinos o Gardenias.

Para utilizar estos elementos puedes realizar un agua de clavos al colocarlos en una cubeta con el liquido y dejar que el hiero quedé en el agua, luego aplícala en tus plantas o jardín. 

Con información de InfoAgro

kyog


Compartir