LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

Así es el método más económico y rápido para limpiar y desinfectar tus gafas

Limpiar tus gafas podría ser algo fácil, pero es necesario conocer el procedimiento específico para no dañarlas.

ESTILO DE VIDA

·
Foto: Pixabay

Limpiar los lentes de sol o gafas resulta ser una tarea engañosa porque se supone que podría ser algo fácil. Sin embargo, este trabajo requiere conocimientos específicos para que los lentes queden como nuevos. Además, según los consejos que te vamos a brindar, la desinfección estará caracterizada por la utilización de productos económicos, que pueden ser adquiridos en cualquier supermercado o almacen, mientras que el procedimiento es sencillo.

En un contexto de pandemia, especialistas han recomendado desinfectar cada una de las superficies. Aunque esta práctica tuvo mayor protagonismo en el 2020, hay hábitos que parecen haber llegado para quedarse. Es que el virus del Covid-19 puede quedar en cualquier tipo de superficie, inclusive en tus gafas. Por lo tanto, es necesario limpiar y desinfectar cada objeto de forma cuidadosa y minuciosa.

Limpiar las gafas de manera frecuente con los métodos tradicionales que te vamos a brindar a continuación, hará que tus lentes queden totalmente impecables, además sin el riesgo de dañarlos, rayarlos y percudirlos para siempre. Estas claves de las que hablaremos te permitirán seguir cuidándote con respecto a una pandemia que aún no ha terminado.

El primer paso será limpiar tus gafas con abundante agua y jabón, ya que esto te permitirá eliminar todas las bacterias de la superficie. Ya sea con agua tibia o fría, esta tarea será efectiva. Eso sí, es importante utilizar jabón líquido en cantidades menores, hasta formar una espuma, y no usar detergente de vajilla o aplicar jabón sin mesura alguna.

Foto: Pixabay

Después de realizar todo este proceso, habrá que masajear los cristales de las gafas con la yema de los dedos, enjuagar, secar y limpiar con un papel suave. Además, es recordable no utilizar alcohol ya que puede dañar el material de algunos anteojos debido a sus fuertes químicos, generando que los cristales se rompan y los lentes no sirvan más.

Foto: Pixabay