¿Qué tanto sabes de finanzas personales? Estos temas son básicos para generar y organizar tus ingresos

Ahórrate un dolor de cabeza y conoce estos temas que te servirán especialmente para este 2021

¿Qué tanto sabes de finanzas personales? Estos temas son básicos para generar y organizar tus ingresos

Si eres un universitario como yo, que está a punto de generar ingresos y tener que cuidar de sus finanzas, esto es lo básico que tienes que saber. El conocer sobre estos temas te podrían ahorrar un dolor de cabeza y te servirán especialmente para este 2021. 

Empecemos con las tarjetas de crédito y débito. Muchas veces se tiene miedo de adquirirlas, ya que probablemente la mayoría de nosotros conocemos a alguien que se la pasa sufriendo por los intereses debido a que no pagan a tiempo, generando así deudas y una montaña de estrés. Pero no tiene por qué ser así, el uso adecuado de tarjetas te puede traer grandes beneficios. 

Las tarjetas de débito, prácticamente serán otra modalidad para realizar tus pagos. En la mayoría, tendrás que realizar una cantidad determinada de compras para que no te cobren una multa. Yo, por ejemplo, las utilizo para pagar servicios, realizar transacciones de manera fácil y llevar un control sobre mis finanzas. Como puedes hacer todo esto desde tu celular, te ahorra mucho tiempo. Cabe recalcar que es lo único que hacen, no te dan puntos ni grandes beneficios.

En cambio, las tarjetas de crédito van creando un historial crediticio que te ayuda o te perjudica. Así fue el caso del egresado de Administración de Empresas de la UNAM, Armando Becerra. Él sacó una tarjeta de crédito desde que era joven, en la que pagó a tiempo y cumplió con los requisitos que aplicaban para su tarjeta. Así se fue registrando ese “buen historial”, lo que más adelante le ayudó a que los bancos le dieran crédito y así pudiera invertir en su empresa. Él le sacó provecho a eso, pero, asimismo, si no cumples o te atrasas con tus pagos, todo eso quedará registrado y se te irán generando intereses, lo que muchas veces lleva a las deudas. 

Asimismo, seguramente has llegado al punto en el que tus amigos y conocidos hablan o se quejan sobre el S.A.T. Pero no te apaniques, realmente suena más complicado de lo que en realidad es. Si tú empiezas a pagar impuestos, el Servicio de Administración Tributaria (S.A.T) será el encargado de cobrarlos, principalmente, el IVA (impuesto al valor agregado) y el ISR (impuesto sobre la renta). En todos los servicios y productos que consumimos, pagamos IVA, exactamente el 16%. Es el típico que pagamos cada vez que compramos algo, ya sea desde unas papas en la tiendita, hasta un departamento. Si empiezas a trabajar, el ISR es el impuesto que se te cobrará sobre el dinero que generas, y se te quitará del 30% hasta el 35% de tu sueldo, dependiendo de tus ganancias. Si ganas poco dinero, el impuesto será menor, y viceversa. 

Pero, ¿cómo le haces para ya estar registrado en el S.A.T?

Tú tendrás que ir a las oficinas o desde la página web sat.gob.mx a darte de alta y ahí te brindarán tu RFC (Registro Federal de Contribuyentes), lo que te permitirá poder pagar impuestos. O si no te quieres complicar la existencia, puedes contratar un contador que te facilite todo el proceso. 

Y sí, yo también pensaba que era una locura que alguien quisiera ir voluntariamente a sacar su RFC. Pero, lamento decirte que si planeas ser o eres freelance o emprendedor como yo y quieres tener un contrato o patente, te van a pedir tu RFC para las facturas. En mi caso, al no tener ese tipo de facturas, me impedía negociar con otro tipo de empresas, lo que impedía que mis emprendimientos crecieran, o si buscaba contratar a alguien, no podía. He ahí la importancia de darte de alta en el S.A.T.

Sin embargo, ahora que ya sabes cómo funciona el S.A.T y las tarjetas, eso no es lo único importante. Rodearte de personas con muchos años de experiencia, ya sea por medio de conocidos o libros, te abrirá el panorama en el mundo de las finanzas. El empresario y CEO de cuatro empresas, dos de bienes y raíces y dos de automóviles, René Martínez González, menciona que lo que más recomienda para que los jóvenes tengan una mayor libertad financiera, es que “trabajen, ganen dinero, lo administren sabiamente e inviertan, pero lo más importante es que gasten menos de lo que ganan”. 

“El dinero es un instrumento que da vida y sobre todo libertad, yo no ahorraría, sino que invertiría en bienes y raíces lo antes posible. También sacaría una tarjeta de crédito que yo sepa que puedo pagar y crearía un historial crediticio que me beneficie”, comenta René. 

Recuerda que nunca eres demasiado joven para empezar a actuar en tus finanzas y así poder tener una mayor libertad financiera. Dilo conmigo; año nuevo, finanzas nuevas. 

Escucha y descarga nuestro podcast de Finanzas Personales


Compartir