SALMA HAYEK

Salma Hayek cumple 55 años: de casi morir por Covid-19 al maravilloso mundo Marvel

La actriz mexicana contó que enterarse que estaba considerada para una película de superhéroes, en un primer momento, pensó en rechazar el papel

ESPECTÁCULOS

·
(Foto: Instagram@salmahayek)

“Salma es solo una bola creativa de energía y aporta mucho a la mesa”, es la forma en la que el director Patrick Hughes describió a la actriz mexicana en una entrevista para la revista Variety.

Ella carrera comenzó participando en telenovelas en México y a principios de la década de los 90 que decide mudarse a Los Ángeles, California, y su primera participación en un producción en Estados Unidos lo consigue en la película “Mi vida loca” (1993).

Poco a poco fue llamando la atención por su talento y que la lleva a colocarse como una de las cinco actrices latinoamericanas que ha estado nominada en la categoría de Mejor Actriz al premio Oscar.  

La aventura más reciente de la originaria de Coatzacoalcos, Veracruz, es la película “Eternals”- la cual se estrenará el 5 de noviembre-, en la que da vida a Ajak en el mundo de Marvel, en la que es la líder de una familia de inmortales extraterrestres que viven en la Tierra en secreto y uno de sus poderes es curar.

Hayek reveló para Entertainment Weekly que cuando se enteró que Marvel quería reunirse con ella, consideró que sería para interpretar un papel secundario, no pensó que sería para dar vida a un héroe protagonista y antes de saber de qué se trataba ella estaba dispuesta a rechazarlo.

Al saber que Chloé Zhao era la directora del filme, quiso reunirse con ella  de inmediato.

Salma festejará este 2 de septiembre su cumpleaños número 55, en compañía de su esposo y director ejecutivo de Kering, François-Henri Pinault, y su hija de 13 años, Valentina.

Recientemente, la también empresaria habló en una entrevista para la revista Variety  sobre la batalla que libró contra el coronavirus. “Mi médico me rogó que fuera a un hospital porque estaba muy mal".

Ella se negó a ir al hospital, ya que prefería morir en su casa. Fueron siete semanas las que Salma permaneció aislada en una habitación en su casa en Londres. Cabe señalar que durante su tratamiento debió usar oxígeno.

Asimismo, describió que aún no ha recuperado la energía que alguna vez tuvo.