ADRIAN ALBUREZ

Adrian Alburez hace catarsis con “Te vas”

El cantante guatemalteco considera que la industria musical es caprichosa, pero sólo las buenas canciones sobresalen

Foto: Especial / IG @adrianalburez
Escrito en ESPECTÁCULOS el
Adrian Alburez
Foto: Especial 

“Te vas” es el nombre del más reciente sencillo de Adrian Alburez, un tema con el que el intérprete hizo catarsis para superar su última relación que lo dejó mal psicológicamente, pero la composición y la música lo sacaron adelante de ese ambiente tóxico en el que se encontraba.

“Es muy común caer en las relaciones tóxicas, porque no sólo se dan entre pareja, hay ocasiones en las que se desarrollan entre amigos o familiares y creo que se dan, porque algo con nosotros mismos no funciona. Eso me llevó a entender lo que valgo y a lograr desapegarme del pasado, no solo de la relación sino de la toxicidad que hay en mí, empezar un nuevo ciclo de amor propio”, contó el intérprete.

Adrian Alburez
Foto: Especial 

El guatemalteco se dedica a la música desde que tenía nueve años de edad, cuando se sumó al grupo musical de su familia que tocaba música de los 60, 70 y 80, al ser el más pequeño logró captar la atención de la gente y promotores. A los 15 años empezó a componer y tras recibir buenas críticas decidió hacer del hobby su profesión. 

Llegó a México para estudiar música con una beca que ganó y desde entonces no deja de lanzar música. Su primer disco lo lanzó en 2019, el año pasado haría una gira pero la pandemia detuvo sus planes, sin embargo, aprovechó el tiempo para seguir creando canciones y ya está listo su segundo álbum en el cual hace una fusión de los géneros que lo marcaron como el blues, soul y rock con el urbano, abriéndose un espacio en la industria.

“Es un mercado complejo, incluso caprichoso y difícil de entender, pero lo que mandan son las buenas canciones y el resto de cosas se dan por añadidura, quizá es más lento, porque el marketing pesa mucho, sin embargo, ahora las redes sociales nos permiten llegar a más personas”, finalizó. 

Por: Patricia Villanueva

 

DRV