SALMA HAYEK COVID-19

"¿Ir al hospital? Prefiero morir en casa": Salma Hayek confiesa su difícil lucha contra el COVID-19

La actriz habló de la silenciosa batalla que tuvo contra el virus, y recordó las siete semanas de aislamiento, que pasó desde casa por rehusarse a ingresar al hospital

La actriz mexicana-norteamericana confesó los altibajos de esta experiencia. Foto: AP
Escrito en ESPECTÁCULOS el

Salma Hayek acaba de librar una silenciosa batalla contra el Covid-19, todo en su casa, durante siete semanas de aislamiento. De acuerdo con una entrevista concedida para la revista Variety, la actriz mexicana-norteamericana confesó los altibajos de esta experiencia que tuvo lugar hace más de un año.

“Mi médico me suplicó que fuera al hospital, porque estaba muy mal. Dije: 'No, gracias. Prefiero morir casa'", comentó la artista, y reconoció que en el peor momento de la enfermedad requirió oxígeno en casa. SIn embargo, a pesar de las peticiones de su médico sobre acudir a un hospital, ella no accedió en ningún momento. 

Pero Salma nunca estuvo sola. Enfrentó esta crisis en su casa en Londres, al lado de su esposo, François Henri Pinault, y su hija Valentina, de 13 años de edad.

Salma con su familia. Foto: Instagram, @salmahayek

Las secuelas continúan...

Afortunadamente, la actriz está totalmente recuperada, pero enfrenta mucha fatiga hasta el día de hoy. Debido al cansancio, Salma decidió darse una pausa en el trabajo, aunque no fue muy larga. En la entrevista del citado portal, añadió: 

“Había comenzado a hacer Zooms en un momento, pero sólo podía hacer algunos porque me cansaba mucho”, comentó refiriéndose a su reciente papel en House Of Gucci, protagonizada por Lady Gaga y Adam Driver, donde su personaje tuvo una participación especial. 

Otra batalla igual de difícil...

Una batalla de distinta índole, pero también profunda y relevante, es la que Salma describió en su ensayo de 2017 para The New York Times, sobre el abuso que enfrentó por parte de Harvey Weinstein durante la filmación de la cinta Frida, en 2002:

“Fue atroz, por eso me tomó tanto tiempo. Fue muy difícil porque elegí no ser una víctima a pesar de ser una víctima. Tuve que convencerme que soy una luchadora y, sobre todo, una superviviente. Cuando todo esto pasó con la historia de Harvey, no sabía que les había pasado a tantas mujeres. Entré en una gran depresión durante meses”, declaró.

nvg