Niños famosos: Adicciones, suicidio y depresión, el TRÁGICO costo de la fama INFANTIL

te presentamos las historias de estos pequeños que vivieron la fama, pero también pagaron un costo muy alto por tenerla 

Niños famosos: Adicciones, suicidio y depresión, el TRÁGICO costo de la fama INFANTIL
Ser famoso causa serios daños, más si se es un niño.. FOTO: Twitter

Muchas personas sueñan con ser famosas, pero hay quienes ni siquiera lo piden y desde muy temprana edad se ven enfocados por las cámaras, los reflectores o la tragedia. Son numerosos los casos que se conocen, desde Britney Spears, Lindsey Lohan. Drew Barrymore y más figuras que vivieron el brillo de la fama infantil, pero también su lado oscuro. 

A continuación te presentamos las historias de estos pequeños que vivieron la fama, pero también pagaron un costo muy alto por tenerla. 

La tragedia de la fama infantil

Shirley Temple

Shirley Temple nació el 23 de abril de 1928 en Santa Mónica, California. A la edad de tres años, su madre la inscribió en clases de danza en una escuela de Los Ángeles.

Ahí llamó la atención de un cazador de talentos de la compañía Educational Pictures, quien no tardó en darle un papel en una serie de cortos titulados "Baby Burlesques".

Esa primera experiencia no fue muy positiva. Según recordó Temple años después, los cortos eran "una cínica explotación de nuestra inocencia infantil, que ocasionalmente rayaba en lo racista o sexista".

Cuando Education Pictures quebró, en 1933, firmó contrato con Fox Film Corporation.

Drew Barrymore

Drew Barrymore con tan solo 8 años, la intérprete dio el salto a la fama en Hollywood por su adorado papel de Gertie en la película E.T, una época dorada a nivel profesional que terminó siendo una de las más complejas de puertas para dentro.

"Tenía problemas y demasiados recursos", ha manifestado la propia Barrymore, de 46 años de edad, sobre aquella etapa durante su intervención en el programa The Howard Stern Show de SiriusXM. "Iba a clubes y no a la escuela y robaba el coche de mi madre y estaba fuera de control", añadía.

 

 

ar


Compartir