Vicente Fernández y el DOLOR más grande que ha tenido a lo largo de su carrera y no puede remediar

Vicente Fernández ha enfrentado varias dificultades en su vida, pero hay una que ni con toda la fama y el dinero logró remediar

Vicente Fernández y el DOLOR más grande que ha tenido a lo largo de su carrera y no puede remediar
El dolor más grande de Vicente Fernández. Foto: IG

Ídolo, Vicente Fernández es el hombre cuya voz ha acompañado a millones de personas alrededor del mundo en sus glorias y desilusiones, también el intérprete mexicano vivo que lleva sobre sus hombros la carga de la música del país, pero él también ha enfrentado derrotas y aflicciones, de hecho, en sus presentaciones, antes de su retiro de los escenarios, no perdía la oportunidad de compartir con su público las situaciones que lo han vulnerado. 

Vicente Fernández Gómez nació en Huentitán, Jalisco, proviene de una familia muy humilde y fue su gran calidad interpretativa acompañado de un mariachi, lo que lo llevó a convertirse en un ícono y en una figura de admiración en el mundo, siendo México y Latinoamérica su casa. 

De hecho en su despedida, en el último concierto  que "El Charro de Huentitán" dio en el Estadio Azteca, hizo una reflexión sobre el dinero, dijo que era "tan vulgar, que un ignorante como él lo había llegado a tener", pero mencionó que lo más importante su público se lo había dado gratis, y eso era aplauso y el cariño.

Lo que más le duele a Vicente Fernández

Sin embargo, en la vida del cantante y compositor hay una pena de la cual no se ha logrado reponer y lo va a acompañar toda su vida. Este sentimiento tiene que ver con sus padres, con los cuales no pudo compartir todo lo bueno que la vida y su talento le darían. 

Los padres de "Don Chente" murieron cuando él apenas tenía 31 años y la gloria máxima no lo había alcanzado, fue su madre la primera en partir debido al cáncer que padecía, en una entrevista que dio a Quien, el intérprete de "Estos Celos" mencionó que cuando Paula Gómez pereció, él daba hasta 10 serenatas sin micrófono para poder solventar sus gastos, "yo era su adoración" recordó el charro. 

Llorar frente al público

Por otra parte su padre falleció mientras él daba un concierto en el Teatro Blanquita, fue su hermana Cuca quien le llamó para darle la noticia de que su padre, Ramón Fernández, se hallaba muy grave, "ya no tenía hígado". A los pocos días tuvo que salir a escena, y arriba del escenario dejó rodar sus lágrimas, mientras cantaba "Los Laureles" a pesar de ser una canción muy alegre. 

psc

 

 


Compartir