Robo de gas LP provoca más pérdidas que el Covid-19: Amexgas

Las bandas se roban 58 mil toneladas mensuales, que equivalen a 13 mil mdp anuales. Ello significa que 8 por ciento del gas que se distribuye en el país, proviene del crimen

Robo de gas LP provoca más pérdidas que el Covid-19: Amexgas
De acuerdo con datos de la asociación, el 8 por ciento del gas que se distribuye en el país proviene del robo. Foto: Cuartoscuro

El robo de gas LP provoca mayor daño económico para esa industria, que la caída en la demanda del hidrocarburo causada por la pandemia sanitaria de Coronavirus, dijo Carlos Serrano, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas licuado y empresas conexas (Amexgas).

En conferencia virtual, del directivo dijo que impacto que la pandemia sanitaria tuvo en la demanda de gas LP, en los peores meses implicó una caída de  hasta 20 por ciento, “es una afectación grandísima, pero el daño que ha causado a la industria, a Pemex y usuario final derivado del robo de gases mucho mayor que el Covid-19, económicamente hablando”, dijo.

Dijo que las bandas se roban 58 mil toneladas mensuales, que equivalen a 13 mil millones de pesos anuales. Ello significa que el 8 por ciento del gas que se distribuye en el país, proviene del robo.

“Ello significa que hasta 4 servicios diarios de cada 10 representan gas robado; 4 hogares están dejando entrar a una persona que no es de una empresa y que es producto ilícito”, afirmó.

Estados con más robos

Este delito tiene mayor incidencia en 10 estados, como la Ciudad de México, Hidalgo, Puebla, Querétaro, Jalisco, entre otros, afirmó el directivo.

“Son grupos delictivos que han migrado al robo de hidrocarburos y que les ha resultado rentable. A veces por las buenas o por las malas forzando a las demás gentes y al no haber un obstáculo de autoridad suficientemente fuerte para detener esas prácticas ha venido creciendo en detrimento de la seguridad y estado de derecho”, dijo.

Añadió que hay bandas que se comportan como comisionistas, amenazando o forzando a las empresas a distribuir el producto ilegal, lo que ha obligado a algunas de ellas a cerrar temporalmente para no ser objeto de intimidaciones.

Por Adrián Arias


Compartir