Del fuego olímpico a patrimonio de la humanidad: la historia del Estadio Olímpico México 68

El proyecto inició en 1950 y fue inaugurado el 20 de noviembre de 1952

Del fuego olímpico a patrimonio de la humanidad: la historia del Estadio Olímpico México 68
El inmueble se inauguró en 1952. Foto: Especial.

El Estadio Olímpico México 68 es uno de los escenarios más emblemáticos de Ciudad Universitaria, pero también es uno de los inmuebles con más historia dentro de la capital mexicana. Esta obra es catalogada por la UNESCO como Patrimonio Mundial, fue construida en dos años. 

El proyecto inició en 1950 y fue inaugurado el 20 de noviembre de 1952. Los arquitectos responsables de su construcción fueron Augusto Pérez Palacios, Jorge Bravo y Raúl Salinas Moro, quienes aprovecharon una hondada natural por lo que se continuó excavando el lugar para llegar al nivel de cancha y la gradería.

Los materiales que se extrajeron en esta excavación fueron utilizados para la construcción del Estadio Olímpico. El inmueble tiene una capacidad de 69 mil espectadores, pero por cuestiones de seguridad no se llena en su totalidad. Cuenta con 41 túneles de acceso que sirven como entrada y salida. 

El Estadio Olímpico México 68 fue el primer estadio en el mundo en contar con una caseta exclusivamente para transmisiones que fue colocada en la parte alta de la parte poniente, en la tribuna de Palomar. En sus inicios, el recinto albergaba partidos de fútbol americano, que era el deporte popular en México durante los años 50. El primer partido se desarrolló el 29 de noviembre de 1952.

El edificio más importante

Originalmente, el inmueble recibió el nombre de Estadio de Exhibición. Sin embargo, su nombre cambió a raíz de los Juegos Olímpicos de 1968. En este año se instaló el pebetero con la finalidad de depositar el fuego olímpico en este lugar. Enriqueta Basilio fue la encargada de ingresar con la antorcha, convirtiéndose en la primera mujer en encender el fuego en una Olimpiada.

También ha sido sede de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, y sede del Mundial México 86. Actualmente es casa de los Pumas de la UNAM, de fútbol, así como de Pumas CU, combinado de fútbol americano. Su imponente diseño causó admiración en la época al grado de que Frank Lloyd Wright lo llamó el "edificio más importante de la América Moderna".

Sin embargo, también se han vivido episodios trágicos como 11 personas fallecieron después de quedar encerradas en el túnel 29 después de un partido entre Pumas y América que presentó un sobrecupo importante.

El estadio cuenta con el mural de Diego Rivera "La Universidad, la Familia y el deporte en México", que se encuentra en el lado oriente del inmueble. El 28 de junio de 2007, la UNESCO nombró a Ciudad Universitaria Patrimonio Cultural de la Humanidad


Compartir