El retrato en la mirada de Guillermo Kahlo

El fotógrafo es apasionado del enigma del rostro humano

El retrato en la mirada de Guillermo Kahlo
Guillermo Kahlo, fotógrafo mexicano.. Foto: Especial

Descendiente de una familia de grandes artistas, el fotógrafo mexicano Guillermo Kahlo conversó con Mercedes García Ocejo en “A propósito de…” a cerca de su trabajo como retratista y su obra vinculada a temas como personas en situación de calle, niños, parejas, familias y personas de la sociedad mexicana, personalidades destacadas en diversos ámbitos, el mundo de la moda, y temas como la mitología y la ópera que ha retratado el artista. 

Guillermo Kahlo conversó también sobre sus familiares que también han destacado en las artes, como es el caso de su hermana Cristina Kahlo también fotógrafa muy destacada y de su bisabuelo Don Guillermo Kahlo, quien en tiempos de Porfirio Díaz retrató muchos de los edificios civiles y religiosos del país. También es pariente de la célebre pintora Frida Kahlo, quien fue su tía abuela. Y su padre, Antonio Pinedo Kahlo también se dedicó a la fotografía en el cine, cuando trabajaba con Gabriel Figueroa en las épocas del cine de oro mexicano. “Recuerdo que mi papá me metía en el laboratorio para aprender a revelar las fotografías _ dijo Guillermo Kahlo _ pero eso a mi no me gustaba. También me regaló libros de técnica fotográfica pero yo no entendía nada. Algo entrañable de parte suya, pero que yo no entendía porque no comprendía nada a cerca de química fotográfica. Yo le decía a mi papá que me interesaba saber cómo se hacían las sombras en las caras, pero él no me lo explicaba. En ese sentido me dejó ser. Por eso creo que mi interés por la fotografía surgió en mi interés por la luz. También influyó mucho en mi la pintura, sobre todo la obra de Caravaggio y de Géricault: porque son autores que indagan sobre temas de la naturaleza humana como es la mitología y los asuntos que encarnan las pasiones humanas, y porque sus pinturas contienen historia y visiones muy fuertes de los personajes, y de los colores y los momentos. Todo eso me ayudó a entender cómo proyectar el rostro en la fotografía”, dijo Guillermo Kahlo sobre su trabajo artístico.

Un mundo interior que construye una estética personal de arte

“Creo que la influencia más grande en mi trabajo es la vida misma”, dijo el fotógrafo Guillermo Kahlo en “A propósito de…” a Mercedes García Ocejo. Y también mencionó a fotógrafos como Irvin Penn como influencia estética, pero también el cine, la pintura y todas las manifestaciones artísticas: “A lo mejor cuando era niño ví algo que me impactó y eso cuenta ahora en mi mirada. Por ejemplo yo era boy scout y recuerdo que un día fuimos a una visita en una pirámide y yo ví a un vagabundo con la barba muy larga y estaba muy sucio y recuerdo que me impactó mucho. Y cuando supe que era una persona que vivía en la calle, me impactó mucho. Y su cara, su rostro, me provocó una sensibilidad especial. Ese tipo de experiencias las guardo en la memoria. Y quizás eso influye también en mi manera de ver a las personas, y lo que no conozco, que son todas las personalidades con las que me encuentro e influyen en mi obra”, mencionó. “Por eso mi influencia es todo: si dormí, si no descansé, el café que me tomé, el libro que estoy leyendo… todo va conformando mi lenguaje así como mi vida y experiencias y gustos”, explicó Kahlo.

Color o blanco y negro: un matiz diferente en la foto

“Yo creo que fue a partir de la fascinación de la luz cómo me acerqué a la imagen”, expresó Guillermo Kahlo y dijo que siempre desde niño le gustaba mucho observar: “La composición y la emoción de una fotografía tienen que ver con la luz, con las atmósferas, con los cambios de las sombras en el día, y también con la intuisión al momento de dar el click de la fotografía”, comentó el fotógrafo. Recordó que la primera cámara que tuvo se la encontró tirada en Teotihuacán y le fascinó. “Uno encuentra cosas maravillosas en esta carrera… esa cámara me fascinó”, dijo. Y mencionó que el retrato llegó porque la vida de una u otra forma, lo llevó hacia ahí: “Cuando tomo retratos pienso que una fisionomía puede encarnar todo: porque en el rostro proyectamos quiénes somos y qué sentimos. Y eso me fascina. Así que tener la posibilidad de plasmarlo y poder comprender el lenguaje en las personas, es fantástico. Los grandes retratos a través de la historia nos permiten reconocernos en ellos y hablan de un tiempo y época no solamente de una personalidad”, comentó.

 

Siga la conversación completa en El Heraldo Radio con Mercedes García Ocejo en esta entrevista al fotógrafo Guillermo Kahlo:

 

 

Conoce su trabajo en Instagram @guillermokahloartstudio

DRV


Compartir