Lunes 21 de Junio 2021
ESCULTURA

El ARTISTA italiano Salvatore Garau, vende escultura INVISIBLE en 360 mil pesos

El creador logró esto con la ayuda de la casa de subastas Art-Rite, causó críticas entre los especialistas de arte

El artista italiano Salvatore Garau vendió una escultura invisible por más de 360 mil pesos. Foto: Especial
El artista italiano Salvatore Garau vendió una escultura invisible por más de 360 mil pesos. Foto: Especial
Escrito en TENDENCIAS el

El mundo de arte nunca dejará de sorprendernos, aún incluso si se trata de obras que no podamos ver ni tocar. Sí, así tal cual, obras que existan, aparentemente, sólo en el imaginario de su creador pero que, a pesar de ello, puedan tener un costo e, incluso, salir a la venta y sí, obtener un osado comprador.

Así sucedió con la "escultura invisible" que el artista italiano Salvatore Garau vendió en nada más ni nada menos que 360 mil pesos.

Para tal suceso, por extraño que parezca, debe haber una explicación. De inicio, Salvatore Garau precisó al comprador que coloque su obra en un espacio amplio, a pesar de que ésta no puede verse.

Escultura invisible es subastada

La casa de subastas Art-Rite provocó severas críticas en el mundo del arte, luego que anunciara la venta de una escultura invisible creada por el artista italiano Salvatore Garau. La pieza única, se vendió a un costo de 18 mil 300 dólares, algo así como 364 mil pesos mexicanos,

Para subastarla, se promovió como una obra de arte inmaterial o “de vacío”, tal como la precisó su creador a través del sitio web de la casa de subastas. Sumado a esto, Salvatore Garau indicó que el comprador deberá colocar la obra en un espacio libre de obstáculos y con dimensiones de al menos 150 x 150 centímetros

No se ve, pero tiene energía

Sí, así fue como Salvatore Garau convenció a propios y extraños de que su obra sí existe. Nombrada “Io sono” en italiano o “Yo soy”, en español, se pide que la obra tenga un espacio digno para ser exhibida, claro, aunque no se vea, ya que Garau afirma que vendió un vacío que, aunque no se vea, para él tiene energía en el espacio.

“Ese espacio concentrará cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi sólo título adoptará las más variadas formas”, precisa la descripción de la obra.

Para finalizar, cabe señalar que la obra “Yo soy”, al no ser una obra física, se exhibió a la venta en el catálogo de la subasta con un espacio en blanco. Y, al comprador, sólo se le entregó, físicamente, un certificado de garantía.

En febrero del 2020, Salvatore Garau presentó su primera instalación “inmaterial” llamada “Buda en Contemplación”.

MAAZ