José José: Conoce las canciones para CUALQUIER momento de una relación

Te compartimos algunas de las mejores canciones de el ‘Príncipe de la canción’

José José: Conoce las canciones para CUALQUIER momento de una relación
José José: Conoce las canciones para los momentos ROMÁNTICOS de una relación. Foto: Especial

José José fue uno de los artistas más importantes de la música en español. Incluso, en 1982 se inscribió en el libro Guinness Records con “Promesas”, un álbum que alcanzó 18 millones de copias y que para el momento era el más vendido de un artista de habla hispana.

Sus discos sirvieron como catarsis para varias generaciones que encontraban momentos de su vida representados en las historias que contaba, que acompañadas de una emoción que se transmitía fácilmente, lograron permanecer en la memoria colectiva de aquellos que compraron más de 100 millones de sus discos.

Cuando ya se conocen tanto se quieren a pesar de los defectos: Te quiero tal como eres (1978)

Es el momento de la relación en el que todo va bien. En el que la rutina tiene un aspecto positivo. Donde se entienden, se quieren, se conocen y construyen desde allí. Ya no es necesario querer impresionar, basta solo con ser quienes son. Por eso: “Quiero saber si siempre vas a ser la misma que yo conocí, espero que tú creas siempre en mí tal como yo he creído en ti. Dije te amo y es para siempre, pues nunca te voy a dejar, así te quiero, así me gustas, como eres tú te voy a amar”.

Cuando uno de los dos empieza a cambiar y hay sospecha de infidelidad: ¿Y quién puede ser? (1986)

A veces la pareja puede pasar por una época en la que está distante, pensativa, indiferente. En la mente de la otra persona comienzan a escribirse teorías de conspiración para intentar entender el cambio. Una de las opciones que seguramente se aparece es la de la presencia de otra persona. Alguien que ha llegado para irrumpir en la historia de la pareja.

Cuando la relación está por terminar y alguno de los dos la quiere salvar: La nave del olvido (1970)

Entonces parece que todo está por perderse. Aparecen las ganas de salvarlo todo en el último momento. Es hora de una última acción, quizás una última súplica.

“Espera, aún la nave del olvido no ha partido. No condenemos al naufragio lo vivido. Por nuestro ayer, por nuestro amor, yo te lo pido. Espera, aún me quedan en mis manos primaveras para colmarte de caricias todas nuevas, que morirían en mis manos si te fueras. Espera un poco, un poquito más, para llevarte mi felicidad. Espera un poco, un poquito más, me moriría si te vas”.

Definitivamente no se pudo, pero no aún no se deciden a dejarse del todo: Vamos a darnos un tiempo (1981)

Decidieron alejarse. Tal vez en el momento es lo mejor. El tiempo nos da perspectiva sobre lo que ha ocurrido. Nos da perspectiva sobre nosotros mismos. No es un adiós, es un hasta luego, ya volveremos a hablar.

“¡Qué difícil es cuando las cosas no van bien! Tú no estás feliz y eso me pasa a mí también”… Y luego “Pero antes déjame decirte que te quiero, que tu amor es la única cosa que yo tengo. Si me voy de tu lado es porque no quiero perderlo. Lo que tú y yo necesitamos solo es tiempo. Tiempo para curar nuestras heridas. Tiempo para empezar de nuevo nuestras vidas”.

Cuando parece que todo está terminado, superado, y uno de los dos empieza a salir con otra persona: Lo dudo (Anda y ve, 1983)

Luego llegan unos días soleados, optimistas. Incluso, puede que uno sienta que ya está todo solucionado y que es momento de seguir con la vida. Pero vuelve y pasa, por cosas de la vida hablaron de nuevo y ella o él confiesan que están saliendo con otra persona. Se siente una combinación de dolor que golpea el ego.

“Anda y ve, te está esperando. Anda y ve, no lo hagas por mí, que al fin y al cabo somos solo amigos.. Anda y ve, te veo nerviosa. Anda y ve y que sientas con él lo que en su día sú sentías conmigo. Pero lo dudo”.

dgp


Compartir