Turistas chinos comen 30 kilos de naranjas para evitar pagar 46 dólares por exceso de equipaje

Tras comer desmedidamente esta fruta, los viajeros aseguraron que nunca más volverán a probar las naranjas luego de presentar úlceras en la boca debido a la irritación que les produjo el ácido de los frutos

Turistas chinos comen 30 kilos de naranjas para evitar pagar 46 dólares por exceso de equipaje
Tras su controvertida decisión los hombres aseguraron que nunca más comerán naranjas en su vida. FOTOP: ESPECIAL

Utilizar un avión para viajar de un destino a otro siempre implica pensar muy bien el equipaje que vamos a llevar si es que no queremos pagar la multa por exceso de equipaje, en este sentido desde el aeropuerto de Kunming, en la provincia de Yunnan en China, se ha vuelto viral la historia de cuatro turistas que comieron 30 kilos de naranjas en menos de media hora para evitar pagar 46 dólares por exceso de equipaje.

Todo ocurrió cuando los cuatro viajes decidieron no pagar la multa y mejor comerse, en menos de media hora, toda una caja de naranjas, cuyo peso total era de 30 kilos, todo con el fin de no gastar los 46 dólares que implicaba viajar con dicha carga.

Según contó uno de ellos identificado como Wang, él junto con sus amigo adquirieron dicho fruto a un precio de ocho dólares cuando terminaban su viaje de negocios por la ciudad. 

Sin embargo en el aeropuerto les advirtieron que debían pagar 1.55 dólares por cada kilo de esas frutas, si es que querían abordar con ellas.

Ni modo, a comer se a dicho

Ante la negativa de pagar el costo del sobrepeso de su equipaje, los viajeros vieron como la mejor solución comerse las naranjas antes de subir al avión, para ahorrarse el costo el cual les pareció muy alto. 

"Nos quedamos allí (en el aeropuerto) y nos lo comimos todo. Nos llevó unos 20-30 minutos", recordó Wang.

Dolorosa decisión

Pese a lograr ahorrar un par de dólares la decisión tomada por estos hombres les cobró factura ya que al poco rato los cuatro turistas empezaron a sufrir de úlceras en la boca, debido a la irritación que les produjo el ácido de los frutos.

Tras esto los cuatro hombres de negocios aseguraron que no volverán a comer naranjas en toda su vida debido a esta experiencia.

SSB


Compartir