Dimitri de Yugoslavia, una joya de príncipe

Dimitri de Yugoslavia, de figura noble, a su faceta como diseñador de piedras preciosas

Dimitri de Yugoslavia, una joya de príncipe
PÁGINAS. Carolina Herrera escribió el prólogo de su primer libro. Foto: Cortesía

Esbelto, de ojos verdes y de una elegancia nata, este aristócrata afincado en Nueva York disfruta de su profesión, diseñador de joyas. Creativo y exquisito a la hora de producir sus bocetos, da rienda suelta a su exclusiva imaginación creando piezas únicas y diferentes que hacen que tenga un sello especial.

Nieto de los últimos reyes de Italia, Humberto II y María José, publicó recientemente Once Upon a Diamond (Rizzoli), una "joya" literaria que permite entrar en el joyero de sus distinguidos antepasados, descubrir los secretos y tesoros más fabulosos de la realeza y disfrutar de las piezas más impresionantes creadas por este prestigioso noble europeo emparentado con más de 10 casas reales. 

 

¿Cuál es tu piedra preciosa favorita?

  • No tengo la piedra preferida, me gustan todas.
  • Dinos un adjetivo de cada una de estas piedras preciosas: diamante, rubí, esmeralda y zafiro.
  • Deslumbrante, glamuroso, seductor y elegante.

Hombres y mujeres exhibían joyas en la antigüedad y en la Edad Media. En la actualidad, sólo lo hacen las mujeres, los jeques y algún rapero. ¿Qué ha pasado?

El mensaje ha cambiado. Hasta el Renacimiento las joyas eran un símbolo de poder y los hombres poderosos se las ponían. Basta ver los retratos de la época. Tampoco hay que olvidarse de los maharajás, que hasta los años 30 iban cubiertos de piedras preciosas y de las perlas más impresionantes del mundo.

HISTORIA. El príncipe Dimitri es descendiente de Luis XIV. Foto: Cortesía

Tu colección de joyas son glamurosas, sobrias y con un toque muy personal, en el que las cruces rememoran la historia de los Karageorgevich. ¿Qué parte de su legado te gustaría que se transmitiera?

Mis cruces no tienen nada que ver con la historia de los Karageorgevich. Son inspiradas de la heráldica medieval. Mi familia no existía en esa época. Es por eso que las diseño también en acero de Damasco, la damascena, con la cual hacían las espadas de la época. Pienso que mi legado será mi trabajo, mis joyas, y también una vida bien vivida en conformidad a los valores cristianos que respeto mucho.

Perteneces a una dinastía serbia con orígenes en el siglo XVIII en cuya historia destacan el exilio, regicidio y guerra. ¿Qué pudo fallar en la unificación de los pueblos eslavos?

¡El comunismo! Mi familia unificó el país en 1918. En 1942 hubo un golpe de Estado comunista y la tiranía comunista de Tito. En los años 90, Milosevic empezó a poner a todo el mundo contra todo el mundo para permanecer en el poder, y eso creó la espantosa guerra civil que hemos visto, y el colapso del país, la desintegración en varios países.

El Príncipe de Yugoslavia se dedica a la joyería. Foto: Cortesía

No hay monarquías en América. ¿Has reflexionado alguna vez sobre esto?

Hubo un emperador en Brasil y otro en México, pero durante un corto tiempo. En México hubo un primer emperador entre 1821 y 1823, seguido de un periodo de república. Luego fue el reinado del emperador Maximiliano de Habsburgo, de 1864 hasta 1867. La emperatriz Carlota era la hermana del rey Leopoldo II de Bélgica. En Brasil la monarquía duró de 1822 hasta 1889. El primer emperador había sido brevemente rey de Portugal, como rey Pedro IV cuando Napoleón invadió Portugal y la familia real portuguesa se refugió en Brasil. Se quedó como emperador Pedro I de Brasil y el resto de la familia regresó a Lisboa. La monarquía brasileña duró hasta 1889, cuando hubo un golpe de Estado militar.

¿Hubo mucha diferencia entre el exilio mexicano de su familia y el de Estoril?

Mi familia nunca estuvo en exilio en México. Sólo mi tía María Beatriz de Saboya vivió un tiempo en Cuernavaca, un lugar maravilloso. En los años 90, mi abuela, la reina María José, vino a Cuernavaca un tiempo para estar cerca de su hija, y luego regresó a Suiza.

Estuviste en Sotheby ‘s, la casas de subastas. ¿Podrías contarnos cuál ha sido la pieza de arte más cara?

Cuando estaba ahí creo que fue un cuadro de Van Gogh, Los Irises, por 121 millones de dólares, pero ahora es el retrato de Cristo, Salvator Mundi, de Leonardo da Vinci que se subastó en Christie‘s en 2019 por 469 millones de dólares.

Tiene relación con varias casas reales europeas, como la italiana, la danesa, la rusa, la francesa y la belga. Foto: Cortesía

¿Cree que el dinero da la felicidad o, como dice Woody Allen, haría falta un especialista para que explicara la diferencia?

¡Woody Allen siempre es muy chistoso! El dinero no da la felicidad en sí mismo, pero sí da la tranquilidad y la libertad de no depender de nada, ni de nadie hasta un cierto punto. Lo que significa que el dinero permite tener felicidad más a menudo.Y como decía la gran escritora francesa Françoise Sagan: “Prefiero estar deprimido en mi Ferrari que en segunda clase en el metro”.

La pandemia del coronavirus ha demostrado un enorme reto humano cuando está en juego la salud y la economía. ¿Cómo has pasado esto?

La primera parte la pasé corrigiendo mi libro Once Upon a Diamond, publicado por Rizzoli. También me dediqué a poner orden en casa, leí libros espirituales y meditaba dos veces al día. Cuando se podía, hice largas marchas casi todos los días en Central Park.  

La primera parte la pasé corrigiendo mi libro Once Upon a Diamond, publicado por Rizzoli. Foto: Cortesía
  •  Once Upon a Diamond es la historia de las joyas de sus antepasados.

  •  Carolina Herrera escribió el prólogo de su primer libro.
  •  Es el primogénito de Alejandro de Yugoslavia y Pía de Saboya.

 

Por Verónica Benjumeda
lctl


Compartir