¡Nostalgia pura! Estos objetos ochenteros mexicanos te harán sentirte como en Cobra Kai

Prácticamente es imposible no haber tenido uno de estos objetos en tus manos, acompañamos a abrir el baúl de los recuerdos

¡Nostalgia pura! Estos objetos ochenteros mexicanos te harán sentirte como en Cobra Kai
Recordar es vivir. FOTO: ESPECIAL

Las décadas de 1980 aún es recordada así como añorada por muchas personas que cuentan con gloriosos momentos vividos durante estos años, en su mayoría recuerdos de infancia que al observar diversos objetos de la época detonan un cúmulo de sentimientos y sobre todo felicidad.

No cabe duda que esta década dio las bases para que en los próximos años detonara la revolución sexual, y fue el escenario de grandes artistas que marcaron a esta generación y continúan vigentes gracias a su talento.

Una de las series más famosas del momento es Cobra Kai, en gran medida porque está llena de nostalgia gracias a las enormes referencias que se hacen a estos años, además de que la saga de Karate Kid en la que se basa esta ´producción tuvo su éxito justamente en los 80.

Por ello como sabemos que recordar es vivir te dejamos un listado de algunos artículos mexicanos de los años 80 para que te sientas como en Cobra Kai y apeles a la nostalgia de aquellos años.

 Máquina de escribir

Seguro tus padres la usaron para su trabajos escolares y aún hoy es un objeto preciado por los coleccionistas, hablamos de la máquina de escribir que fue el dispositivo por excelencia de periodistas, secretarias, cineastas y escritores desde 1960 y hasta entrado las décadas de 1990. 

En estos artefactos a diferencia de hoy en día había que pensar muy bien antes de escribir, debido a que una vez la tinta estampaba la letra en el papel, no había vuelta atrás por lo que los errores son imperdonables.  Estos dispositivos de escritura eran ruidosos, grandes, pesados, solo tenían un tipo de letra y no eran portátiles, como las computadoras de la actualidad.

Refresco Yoli

A pesar de que aún se puede encontrar en algunas partes del país y muchos lo han degustado al visitar el estado de Guerrero (de donde es originario), es un refresco especial porque no es muy fácil de obtener y su sabor es incomparable. Es así que al ver  la clásica botella de vidrio frío, con el líquido transparente más de uno recuerda esas tarde de juegos donde el premio era un delicioso y frío refresco este.

 Teléfono de disco

Muchos adolescentes de la actualidad lo consideran un objeto extraño pero el teléfono de disco fue muy popular en la década de los sesenta y hasta los noventa. Las llamadas se hacían a través de un teléfono con un disco en la mitad con 10 orificios, cada uno con un número del 0 al 9. 

Para hacer la llamada había que girar cada número del teléfono al que se quería llamar, no existía la opción de guardar números o de remarcar, así que si el teléfono estaba ocupado, había que repetir el proceso.

Avalancha

Jugar con una de estas era como tener un carro de verdad (al menos en la imaginación), un considerado “extremo”. Su mecánica era muy simple: una tabla y cuatro ruedas guiada por un volante. Para usarla había que tomar impulso, y si no tenía freno usar los pies (como los Picapiedras) para evitar chocar.

Pepsilindros

Niño de los 80 que se respete debía tener uno de estos, un objeto por de más deseo a pesar de que solo eran envases de plástico con popote y decorados con imágenes de dibujos animados. Aún hoy son buscados y bien valorados por coleccionistas.
 

Chaparritas

Otro preciado refresco que originalmente se llamaba "El naranjo", pero se cambió el nombre a "Chaparritas" porque así le decían los consumidores de cariño.  Además, eran botellas de "refresco sin gas".

Selz Soda

El sabor y la experiencia son inconfundibles. La idea era recrear la sensación de un refresco en la boca y por eso los caramelos estaban carbonatados. Oler entre fiestas infantiles, es posible que tenga la suerte de encontrarlos nuevamente.

Walkman

El wlakman fue el reproductor de casete por excelencia de los jóvenes de los ochenta y los noventa. El dispositivo, producido por Sony, llegó a vender más de 200 millones de unidades en todo el mundo. Este aparato es uno de los íconos de la cultura musical, sobre todo de la década de los ochenta. Lo remplazó la evolución de los CD y el discman, predecesor que lo dejó en la historia.

 


Compartir