Científicos buscan transformar veneno de avispa en antibiótico contra bacterias multirresistentes

De funcionar la investigación podría salvar millones de vidas en todo el mundo, hasta el momento sólo ha sido probado con éxito en ratones

Científicos buscan transformar veneno de avispa en antibiótico contra bacterias multirresistentes
avispa. Buscan transformar veneno de avispa en antibiótico. Foto: iStock

Un grupo de científicos buscan transformar el veneno de avispa en nuevos antibióticos que puedan combatir bacterias multirresistentes, el método ya fue patentado y durante la investigación ha mostrado resultados positivos en ratones. 

César de la Fuente, biotecnólogo español, junto con un equipo de expertos, retrogradaron las moléculas del veneno para que no fuera tóxico en los humanos. 

“Con nuestro antibiótico conseguimos que el 80 por ciento de los ratones sobreviviera a una infección letal. Sin tratamiento, todos los animales hubieran muerto al cabo de una semana”, explicó De la Fuente. 

El trabajo fue publicado el pasado lunes en la revista PNAS y señalaron que de funcionar este método salvaría millones de vidas en todo el mundo, pues la ausencia de antibióticos efectivos contra este tipo de bacterias cobra la vida de alrededor de 700 mil personas cada año. 

"Lo que está pasando en la actualidad es que las bacterias han desarrollado mecanismos para sobrevivir e inactivar a los antibióticos que tenemos en los hospitales y en las farmacias (…) Hemos usado los antibióticos de manera masiva y ahora las bacterias están generando resistencias. Los antibióticos que tenemos hoy en día ya no funcionan muy bien”, alertó De la Fuente. 

Método de la investigación 

El biotecnólogo explico que el veneno de la avispa, conocida como Vespula Lewisii, no se había podido usar ya que su compuesto era muy tóxico. 

Los investigadores hicieron un estudio computacional para identificar la secuencia patrón de la doble actividad antimicrobiana e inmunomoduladora del veneno. Antimicrobiana porque es capaz de matar o detener el crecimiento de las bacterias directamente; inmunomoduladora porque estimula el sistema inmunitario e, indirectamente, ayuda al cuerpo a combatir la enfermedad.

Explicó que tras realizar el modelo en el computador sintetizaron las moléculas en un robot para poder reprogramarlas: “Las moléculas son proteínas pequeñas llamadas péptidos, compuestas de cadenas de aminoácidos. Lo interesante es que los aminoácidos se pueden eliminar, editar, cambiar de posición o, incluso, se puede añadir otros a la cadena”. 

Con información de El País


Compartir