PERISCOPIO

AMLO propina KO a Va por México

El Presidente logró uno de sus objetivos más urgentes: desbarató la alianza Va por México, y Morena avanza al 2024 sin una oposición real

OPINIÓN

·
Raymundo Sánchez Patlán / Periscopio / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Pase lo que pase en el Senado con la reforma priista para mantener a las Fuerzas Armadas en las calles hasta 2028, frenada ayer pero no muerta, ya ganó el presidente Andrés López Obrador.

A estas alturas es intrascendente si la oposición en el Senado impidió de momento la aprobación de la minuta, porque el titular del Ejecutivo logró uno de sus más urgentes objetivos: desbarató la alianza Va por México (que le arrebató en 2021 la mitad de la CDMX, su cuna y bastión político), y hoy por hoy dejó de ser una amenaza para su proyecto transexenal. En consecuencia, también Morena gana y avanza a 2024, sin una oposición real.

El Presidente lo logró con la mano en la cintura: su aparato de intimidación sometió al dirigente del PRI, Alejandro Moreno, quien se arrodilló ante los designios de Palacio Nacional, luego de que la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, lo puso contra la pared, vía audios en los que ventiló supuestos actos de corrupción y riqueza mal habida.  

En contraparte, Alito quedó como uno de los derrotados. Defendió a capa y espada la iniciativa de su diputada Yolanda de la Torre y la avaló su bancada, al mando de Rubén Moreira, pero panistas y perredistas rompieron la alianza con él y su dirigencia,
dejándolo totalmente fuera de Va por México.  

Los líderes del PAN y PRD, Marko Cortés y Jesús Zambrano, nada quieren saber de su homólogo tricolor. De traidor no lo bajan y le han hecho saber de mil formas que no le tienen confianza. Hasta el saludo le retiraron.  Consideran que Alito se dobló ante el Presidente y cedió a darle más poder militar, a cambio de impunidad.  

Pero con el priista pierden también ellos, pues al excluir al campechano disuelven de facto la coalición que idearon como una gran alianza rumbo a 2024, quedando prácticamente igual que en 2018: el PAN y PRI solos, pues su satélite, el sol azteca, no representa una importante fuente de votos y, al contrario, cada elección lo acerca más a la pérdida de registro.   

Si bien, Cortés y Zambrano podrían negociar reconstruir la alianza con el priismo adverso a Alejandro Moreno, lo cierto es que mientras él ocupe la presidencia tricolor, la gran alianza está más enterrada que el proyecto del NAIM y sólo vive en la imaginación. Y ni al PAN ni al PRI por separado les dan los números siquiera para ser electoralmente competitivos ante la estructura de Palacio Nacional, la de Morena y la de sus 22 gobernadores. Están en la lona. 

•••

EN EL VISOR: El líder de los senadores del tricolor, Miguel Osorio Chong, se erige como jefe moral de un amplio sector del priismo que busca echar a Alito de la dirigencia del PRI. Su oposición a la reforma para mantener al Ejército en las calles por seis años más, lo colocan ante panistas y perredistas como un interlocutor para rescatar del naufragio a Va por México.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ PATLÁN
RAYMUNDO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@R_SANCHEZP

CAR