AGENDA LEVANTINA

Irán y la encrucijada energética

Los precios de la gasolina en EU siguen subiendo y Europa dejará de comprar petróleo ruso

OPINIÓN

·
Marta Tawil / Agenda Levantina / Opinión El Heraldo de México

El miércoles 8 de junio, la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) votó una resolución con que denunciaban la falta de cooperación de Irán. Poco antes, Teherán había desconectado de sus sitios algunas de las cámaras de vigilancia de la Agencia. El texto fue votado por 30 de los 35 miembros de la Junta; Rusia y China se opusieron, India, Pakistán y Libia se abstuvieron. ¿Qué sigue?

Teherán y Washington siguen tropezando en un punto: la negativa de Estados Unidos –de retirar a las guardias revolucionarias del régimen iraní (los Pasdaran) de la lista negra de “organizaciones terroristas”, impuesta por Donald Trump. Desde que Joe Biden llegó al poder, vemos que en realidad la Casa Blanca nunca ha jugado la carta de la desescalada. No sólo ha mantenido medidas punitivas que estrangulan la economía iraní, sino que legislación bipartidista destinada a reforzar la cooperación en defensa entre Israel y los países árabes, con la participación del Pentágono, continúa. Los funcionarios de defensa estadounidenses han alentado públicamente dicha cooperación. Paralelamente, en febrero Israel y Bahréin firmaron una formalización histórica de sus lazos de seguridad, mientras que el Primer ministro israelí, Naftali Bennett, visitó los Emiratos la semana pasada, días después de que ambos países firmaran un acuerdo de libre comercio. Mientras tanto, las conversaciones entre Arabia Saudita e Israel se intensificaron en las últimas semanas antes de la visita esperada del presidente Biden.

Mientras tanto, los precios de la gasolina en Estados Unidos  siguen subiendo y Europa dejará de comprar petróleo ruso a finales de año. La necesidad de reclutar a los saudíes para la batalla contra Rusia y el aumento de los precios del petróleo es cada vez más urgente. Washington discute un refuerzo de las defensas, principalmente entre Israel, los saudíes y los Emiratos, contra los misiles y aviones teledirigidos iraníes.

Además, el Ejército israelí pronto asignará un oficial de enlace permanente de la marina para coordinar con la Quinta Flota de la Marina de EU, estacionada en Bahréin.

Por ahora, el texto de la resolución OIEA se presenta como una advertencia firme a Irán. De hecho, así puede leerse también el acuerdo de cooperación por 20 años que Irán y Venezuela firmaron tres días después de la votación de la OIEA, con convenios de cooperación en los campos político, económico,  turístico, petrolero y petroquímico. Pero, con el tiempo, el texto votado en la OIEA podría llevarse al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde, a pesar de los vetos de Moscú y Beijing, Teherán se enfrentaría a una presión multilateral más acentuada y que podría acabar con el acuerdo nuclear, quizá para siempre.

POR MARTA TAWIL
INVESTIGADORA DE EL COLMEX

CAR

Sigue leyendo:

La muerte y la vida de las palabras

La caja autoritaria

Desde el Monte de los Olivos