COLUMNA INVITADA

Acuario de Veracruz: Botín político

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, se ha visto envuelto en innumerables escándalos en los últimos meses

OPINIÓN

·
Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, quien se ha visto envuelto en innumerables escándalos en los últimos meses, ahora nos sorprende con uno más: la extinción del fideicomiso de administración del Acuario del puerto jarocho.

La Procuraduría Estatal del Medio Ambiente del estado de Veracruz, ejecutó en días pasados una clausura total temporal de uno de los acuarios más importantes, no del país, sino del mundo entero.

La administración del Acuario argumenta que cumplen cabalmente con las normas oficiales mexicanas y convenciones internacionales, además de contar con registro vigente ante la secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para operar como unidad de manejo animal.

Por cierto, el Acuario cuenta con el certificado por la Association of Zoos and Aquariums en América Latina (AZA), líderes en cuidado animal, conservación y diversión familiar. El señor gobernador debería viajar un poco más, conocer más allá de nuestras fronteras para comprender que no se puede aislar del mundo y como con experiencias internacionales se puede beneficiar a la gente que uno dice gobernar.

La AZA se distingue por ser protectora, defensora de animales. Cuentan con 230 zoológicos y acuarios acreditados, siendo lideres en conservación y cuidado de animales.

En el Acuario de Veracruz se conserva a los sistemas marinos, es uno de los principales atractivos turísticos y centro de investigación de actividades acuícolas de México, además de que se pueden observar 20 especies de peces, entre ellos los tiburones gata, meros, raya blanca o de espina, sábalos, barracudas y decenas de cardúmenes multicolores.

Es un Acuario de primer mundo, que casi todos los que hemos visitado alguna vez el famoso puerto de Veracruz lo hemos disfrutado. Por ello, hoy causa sorpresa el actuar errante del mandatario estatal.

Tal vez esa razón no encuentre su explicación en la parte jurídica sino en la parte política. Me cuenta un amigo de vida, a su vez compañero de la universidad de Dante Delgado, líder del partido Movimiento Ciudadano (MC), que el ahora exgobernador de Veracruz le comentó que cuando fuera gobernador de la entidad, construiría un Acuario digno de tan bello puerto.

Y así fue, el joven tiempo después fue gobernador de la entidad y cumplió su sueño. A la postre, uno de los mejores mandatarios que ha tenido el puerto, además de caracterizarse por ser un individuo brillante, con ideas claras.

El enojo de don Cuitláhuac se puede deber no solo a que el hermoso y reconocido Acuario fue inaugurado el 13 de noviembre de 1992 durante la administración de Dante Delgado. Sino que el gobierno estatal, aunque forma parte del patronato de manera honorífica, no recibe ingresos del fideicomiso que lo administra. Los ingresos son destinados a su mantenimiento y autofinanciamiento, a fin de no depender de nadie.

Un nuevo atropello del gobernador de Veracruz, del que seguramente tarde o temprano tendrá que responder. Decía Nicolás Maquiavelo: “Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio”.

Y señor gobernador, además de viajar hay que leer, también decía Maquiavelo: “puede combinarse perfectamente el ser temido y el no ser odiado”.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO
EDUARDOMACG@ICLOUD.COM
@EDUARDO84888581

MAAZ