ROMPEOLAS

La caída de Andrés

En un acto de profundo significado, 152 veteranos de Reino Unido pidieron quitarle sus títulos militares

OPINIÓN

·
Alejandra Martínez / Rompeolas / Opinión El Heraldo de México

En el año del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, la corona británica enfrenta un duro escándalo, pero esta vez la comprensiva ciudadanía está más que horrorizada e indignada por la polémica en la que está envuelto el príncipe Andrés. 

El hijo predilecto de la Reina Isabel II deberá enfrentar una demanda en Estados Unidos por agresión sexual como un ciudadano privado, sin el respaldo de la familia. 

El miércoles un juez rechazó la solicitud de desestimar el caso, lo que abre la puerta a que sea interrogado durante al menos siete horas, frente a una cámara, sobre su vida privada.

Virginia Roberts Giuffre lo acusa de haber abusado de ella cuando tenía 17 años; pero el caso involucra a varias personalidaes… Giuffre conoció a la socialité Ghislain Maxwell —pareja del magnate también caído en desgracia por abusos y trata, Jeffrey Epstein— cuando tenía sólo 16 años, en el año 2000, y trabajaba en la residencia de Donald Trump, Mar-a-Lago, en Florida.

Maxwell le dijo que un hombre muy rico necesitaba una masajista: Epstein. Giuffre acusa a la pareja Epstein-Maxwell de haberla “prestado” con amigos para tener relaciones sexuales, entre ellos el hijo de lsabel II.

De hecho, Giuffre, ahora de 38 años de edad, asegura que Andrés la agredió en tres ocasiones: en Nueva York, en Londres y en una isla privada de Epstein.

El mangate estadounidense, que enfrentaba cargos gederales por tráfico de menores, se suicidó en la cárcel en agosto de 2019; el 30 de diciembre pasado Maxwell fue declarada culpable de cinco cargos en Nueva York, entre ellos de incitar a menores y conspirar para hacerlos viajar para participar en actos sexuales ileales.

Ahora Andrés parece cada vez más lejos de ser inocente. En un acto de profundo significado, 152 veteranos de Reino Unido pidieron quitarle sus títulos militares, por desprestigiar a los servicios armados que representa; incluso solicitaron que de ser necesario “sea dado de baja con deshonor”.

Ante la presión, este jueves, el duque de York fue despojado de sus patrocinios reales, del título de “su Alteza Real” y de todos sus roles militares —con la aprobación y el acuerdo de la reina—, se cree que este último rompimiento es particularmente doloroso para Andrés, al ser un veterano de la Marina Real que sirvió como piloto de helicóptero en la Guerra de las Malvinas.

Su defensa busca apagar las llamas llegando a un acuerdo con la parte acusadora para no llegar a un juicio por “el bien de la reina”, por lo que tratan de vender un chalet suizo propiedad de Andrés para indemnizar a Guiffre. No obstante, no se espera que el tercer hijo de Isabel II admita que hubo abuso sexual.

Las grandes casas reales están en crisis. La de Reino Unido con acusaciones de abuso sexual, y señalamientos de racismo por parte de miembros de la propia familia (Harry y Meghan). En España, el rey emérito Juan Carlos I enfrenta acusaciones de corrupción por lo que se auto exilió en Abu Dabi y su yerno purga una pena de cinco años por el caso Nóos.
La realidad es que sus gobernados ya no quieren más impunidad ni excesos. 

POR ALEJANDRA MARTÍNEZ
ALEJANDRA.MARTINEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALEJANDRAMTZ_87

MAAZ