COLUMNA INVITADA

Los menores, el amparo y la vacuna

Las niñas y niños no son inmunes, y por ello han sido hospitalizados y demasiados han muerto

OPINIÓN

·
José Lafontaine Hamui/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Es trágico que menores de edad tengan que acudir al juicio de amparo para ser vacunados. Pareciera que ellos no son titulares del derecho humano a la salud. Hay demasiados niños hospitalizados, y lamentablemente han fallecido demasiados también. La muerte de un solo niño o niña, que pudo haber sido evitada por una vacuna, ya es demasiado; y ello debería hacer que un gobierno humano proteja a su infancia sin importar el costo económico. 

Sin embargo, en México no es así. Uno de los responsables del pésimo manejo del COVID-19, insiste en 

su negligencia. Ahora, Hugo López-Gatell, sin rigor científico y mucho menos legal, señaló que por cada niño que es vacunado por orden judicial, se le quita la oportunidad de ser inmunizado contra COVID-19 a un adulto”, comentó que la vacunación contra el coronavirus no tiene como propósito la protección individual, sino la protección poblacional. Refirió que el riesgo principal de tener COVID-19 grave, hospitalización, entubación y muerte está en las personas de mayor edad y no en los menores. Cierto, hay menos riesgo, sin embargo, los menores no son inmunes, y por ello han sido hospitalizados y demasiados han muerto. Este pseudo médico debería preguntarle si hay o no razón a los miles de padres que han perdido un hij@ por esta enfermedad que pudo haberse evitado si hubiera sido vacunado. 

Se han otorgado poco menos de 300 amparos, de un universo de millones de menores, la relatividad de la sentencia sólo protege al niñ@ quejoso.  Y López-Gatell cuestiona la motivación de los jueces al resolver las demandas de amparo tramitadas ante ellos, insiste en que son confusas, insiste en que el tema es general y no particular, un hombrecito de ideas tan cortas no entiende ni siquiera la razón de ser de un amparo, mucho menos las bases de su origen. Precisamente actos administrativos ilegales como este; son la razón de la existencia de este juicio en particular.

Lo que sigo sin entender, es que el Presidente lo siga escuchando, le haga caso, cuando debería cesarlo inmediatamente, y sea procesado por los delitos que cometió en su encargo. Tan lo escucha, que ya dijo que enviará a los jueces un documento para darles información sobre las consecuencias de vacunar en estos momentos a los menores de edad. Eso me parece sensato, sin embargo, una idea, un planteamiento y una razón para no proteger la salud de un niño, es irrelevante frente a un derecho inalienable como lo es el derecho a la salud de un menor de edad. El Plan Nacional de Vacunación contra del COVID-19 en México no considera vacunar a los niños de 12 a 15 años, eso es ilegal, injusto y violatorio de la Constitución, de ahí que el amparo y la protección de la justicia federal está ordenando se vacune a estos menores. 

Olvidan que los menores de 12 años tienen aún más protección a sus derechos humanos que los adultos, “el interés superior de la niñez”, y ahí también está considerado el derecho a salud, la propia ley y la jurisprudencia consideran que cuando hay confrontación de derechos entre un adulto y 

un niño, se debe privilegiar al segundo. 

Un gobierno no puede vulnerar ese derecho humano, y menos basado en las ideas estúpidas de un funcionario como López-Gatell, que cabe señalar no se ha cansado de mentir y equivocarse en la estrategia.

POR JOSÉ LAFONTAINE HAMUI
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE

PAL

Temas