COLUMNA INVITADA

Mañana sí

El pasado es fuente de aprendizajes y experiencias que son valiosas para poder tomar buenas decisiones

OPINIÓN

·
Laura Elena Gerdingh / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

El pasado es fuente de aprendizajes y experiencias que son valiosas para poder tomar buenas decisiones Hace 15 días escribí sobre María que terminó la prepa en su tercer intento a los 57 años. En el segundo intento el día del examen se quedó hecha un ovillo en su cama, simplemente no pudo con el miedo y no se presentó a la evaluación. Este verano, con todo y pandemia, terminó a los 64 años su maestría, cuando de niña ni siquiera soñaba con estudiar la secundaria. Ella asegura que tenemos que saber que si no lo puedes hacer hoy no quiere decir que mañana no vas a poder. Es así como me inspiró para escribir de la esperanza que ella resume maravillosamente en esa frase.

Piera Aulagnier, brillante psicoanalista afirmaba que, uno de los factores de riesgo para una persona con ideas suicidas es justo la desesperanza. Sentir que no hay ni habrán opciones. Lo entiendo por que lo he escuchado en mis pacientes. Lo comprendo por que lo sentí cuando me dijeron que mi diagnóstico de cáncer era fase 4, es decir mi pronóstico indicaba que moriría. En ese estado de desolación, recibí la llamada de mi amiga Fati.

"Cuando su dulce voz le habló a mi destrozado corazón, fue él quien le contestó, con la mirada vacía de ilusión y los ojos llenos de lágrimas que escurrían por mi rostro hasta el infinito. Con la voz y el espíritu rotos, de manera totalmente espontánea le confesó lo que él y yo sabíamos: 'Fati, es que... yo soy fase cuatro. Ella me contó que aunque había sido ardua su batalla, le acababan de decir que estaba limpia, ya no tenía células de cáncer en su cuerpo. Su conmovedor testimonio me sacó de la desesperanza y me liberó de ese dolor que me aplastaba el alma y me hundía en la desesperación que me desquiciaba. A partir de ese momento, dejé de estar muerta en vida... la llamada de Fati me volvió a la vida!!! La esperanza volvió a mi mirada y la fuerza a mi espíritu... A partir de ahí, hubo muchas cosas que ignoraba, pero hubo una que sabía: tenía chance de vivir. Ese día que dejó de ser como cualquier otro, ahí llorando parada en medio del pequeño estacionamiento del salón de belleza, en el que dentro estaban mis hijas cortándose el cabello, dejé de ser una condenada a muerte. Ahí mismo decidí que yo no iba a morir, que yo me iba a salvar"” Del libro Cáncer Escogiste a la Cabrona Equivocada.

Tener esperanza tiene que ver justo en creer en un mañana mejor. La llamada de Fati me hizo sentir que sí había mañana para mi. Por eso creo que se mal interpretan las filosofías que hablan de vivir el hoy. Es cierto que no debemos olvidarnos del presente por pensar en el futuro o vivir en el pasado. Igual de equivocado sería olvidarnos del pasado y no pensar en el futuro. El pasado es fuente de aprendizajes y experiencias que son valiosas para poder tomar buenas decisiones. Además, observarnos resolviendo dificultades en el pasado nos ayuda a saber cuán resilientes podemos ser y nos da fortaleza.

En un extremo es cierto, todo lo que tenemos es el presente, pero a la vez es falso, por que cuando el presente es obscuro lo que tenemos es esperanza y esa se sostiene en el futuro. Imaginarnos, pudiendo, logrando, superando, venciendo, es el primer paso para realmente llegar a donde queremos. A veces las experiencias pasadas nos dan el empujón para dar ese primer paso que tiene un pie en el presente y uno en el futuro. Así que por favor no desechemos tan fácilmente el pasado y no renunciemos al futuro. Por que es muy cierto, no poder hoy no quiere decir que no podremos mañana. Creo que a todos nos consta. No renuncies a pensar en el futuro por que ahí habitan algunos de nuestros sueños y posibilidades.

POR LAURA ELENA GERDINGH
PSICOTERAPEUTA/ SPEAKER
@LGERDING

CAR