TIEMPO DE INFRSAESTRUCTURA

Proyecto de inversión 2022

En el PPEF2022, para inversión física se proponen 863 mil 200 millones de pesos; para subsidios, 12 mil 200 millones de pesos; y, para inversión financiera, 106 mil 900 millones de pesos

OPINIÓN

·
Úrsula Carreño/ Tiempos de Infraestructura/ Opinión El Heraldo de México

En cumplimiento de aquello que dictamina la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, el 8 de septiembre, el Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), presentó al Congreso de la Unión el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 (PPEF2022), para su discusión, análisis y, en su caso, modificación y autorización, a más tardar, el 15 de noviembre del presente año.

•En lo referente al gasto que pretende ejercer el gobierno en sus tres poderes, el monto propuesto asciende a 7.1 billones de pesos, representando un incremento real de 8.6 por ciento con respecto a lo aprobado para 2021, lo cual se traduce en 558 mil 900 millones de pesos adicionales para el próximo año.

Ahora bien, en materia de inversión, qué es lo relevante, cuáles son los proyectos prioritarios, qué política de gasto se busca ejercer y cómo se pretende realizar; indudablemente, la inversión en obra pública es un componente fundamental para impulsar el crecimiento económico; en ese sentido:

¿Cómo se observa el gasto en inversión?

En el PPEF2022 se presenta un monto total de 982 mil 300 millones de pesos, lo cual implica un incremento real de 14.3 por ciento con respecto a lo aprobado en 2021; para inversión física, se proponen 863 mil 200 millones de pesos; para subsidios, 12 mil 200 millones de pesos; y, para inversión financiera, 106 mil 900 millones de pesos.

• Al igual que en el presente ejercicio fiscal, se señala que, en inversión física, dos sectores concentran el mayor porcentaje de recursos, 69.3 por ciento; Pemex, con 44.3 por ciento y el Ramo 33, Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios, 25.1 por ciento.

En el Proyecto de Presupuesto, el Ejecutivo establece ocho proyectos prioritarios por un monto total de 127 mil 600 millones de pesos, lo equivalente a 12.9 por ciento del monto total previsto para la inversión en 2022.

La estrategia de gasto en infraestructura del gobierno federal está concentrada, básicamente en:

Beneficiar la región Sur-Sureste; se observa que el incremento real en los recursos destinados a la construcción del Tren Maya es de 68 por ciento y, para el desarrollo del Istmo de Tehuantepec, de 175 por ciento; asimismo, dentro de los proyectos prioritarios, se destinan recursos a la conectividad del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) por mil 657.8 millones de pesos y, si bien no se señala provisión alguna per se para el AIFA, ésta se encuentra registrada en el presupuesto de la Secretaría de la Defensa Nacional por, aproximadamente, 11 mil millones de pesos.

Impulsar carreteras federales, alimentadoras y caminos rurales; si bien existe un incremento de 12 por ciento, en términos reales, para construcción, conservación y mantenimiento de este tipo de proyectos, los esfuerzos sólo se concentran en 14 entidades; en ese sentido, resulta muy relevante preguntar, ¿cuál será la estrategia para apoyar al resto de ellas?

Continuar con la estrategia hídrica; apoyar el desarrollo y conservación de las obras hidráulicas federales, destacando, el proyecto Hidrológico de Tabasco (PROHTAB); Agua Saludable para la Laguna (Durango-Coahuila); la presa Santa María (Sinaloa); el Proyecto Hidrológico de Texcoco (Valle de México); Canal Centenario de Nayarit; Rehabilitación y Modernización del Abastecimiento a Calakmul (Campeche) y; como única nueva obra, el Acueducto Yaqui (Sonora).

• Finalmente, al Banco del Bienestar no se le otorgaron recursos; ¿se habrá desistido al respecto o se planteará una nueva estrategia dentro del gobierno federal?

Después de analizar el gasto en inversión propuesto por el Ejecutivo, se pueden destacar algunos elementos importantes: a) Existe un enfoque regional específico dentro del país. b) Concentración muy significativa de recursos en un solo proyecto, el Tren Maya. c) Impulso marginal de los sectores hídricos, de comunicaciones y transportes. d) Apoyo a proyectos que no han reportado avances significativos. 

Ante las dificultades y retos debido a la pandemia por el SARS-CoV-2 (COVID-19), como lo he mencionado en varias columnas, impulsar la inversión en infraestructura y obra pública, además de lograr el apoyo del sector privado, serán ejes fundamentales para impulsar el crecimiento y desarrollo económico de México.

POR ÚRSULA CARREÑO COLORADO

SOCIA FUNDADORA DE DUOMO BRUNELL, S.C.
@URSUCARRENO

PAL