COLUMNA INVITADA

Monumento a Tlali: ¡Tiempo de mujeres!

El proyecto nació de una propuesta que hicieron cinco mil integrantes indígenas en el Senado

OPINIÓN

·
César Cravioto/ Colaborador/ Opinión del Heraldo de México

Es el tiempo de las mujeres y de renovar nuestros orígenes. Muy poderoso ha sido el mensaje de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, al sustituir la escultura de Cristóbal Colón por la cabeza de una mujer indígena llamada Tlali, en una de las glorietas más icónicas de la capital del país.

El proyecto nació de una propuesta que hicieran cinco mil mujeres indígenas en el Senado de la República, para que la glorieta del navegante genovés fuera sustituida por una representación escultórica dedicada a ellas.

Durante 500 años nos han dicho que lo originario de Europa siempre es mejor que lo que teníamos en México, antes de la llegada de los españoles. Parte fundamental de la transformación de nuestro país es retomar justamente nuestros orígenes, y volver a construir una narrativa que deje atrás aquella que decía que todo lo que venía de fuera es mejor a lo que ya teníamos.

Esto ha generado no sólo una cultura de colonización de nuestras mentes, pensamientos y actitudes, sino también un proceso donde los más de 15 millones de indígenas que hay en el país han sido relegados de las políticas públicas, y procesos de desarrollo y crecimiento.

Es muy interesante el debate que se ha dado respecto a esta escultura de Tlali; hay mexicanos que quisieran que siguiéramos siendo una colonia, tutelados por otra nación, como los que recibieron hace unas semanas en el Senado de la República a la ultraderecha española, que viene justamente con un discurso de discriminación al decir que los pueblos indígenas, los migrantes, las mujeres valen menos… ese es el discurso de la oposición; algunos continúan defendiendo que los extranjeros sean quienes marquen el rumbo del país.

Pero se van a quedar con las ganas, porque en esta Cuarta Transformación estamos poniendo el acento en la autodeterminación del pueblo mexicano, para así definir el rumbo que queremos para México ahora, y en los próximos años.

El Presidente López Obrador ha comentado que a partir de la invasión, hace 500 años, se quiso ocultar el pasado artístico y cultural de los pueblos originarios, de las grandes culturas del México prehispánico, y eso lo tenemos que exaltar ahora con Tlali, que significa Tierra en náhuatl, y será una cabeza colosal de 6.5 metros de altura con un basamento de 2.5 metros.

De hecho, para el escultor Pablo Reyes fue un reto cambiar el género de la cabeza olmeca, pues hasta hoy eran representaciones masculinas. Los rasgos que conservó son los ojos felinos, el ojo jaguar, y también los labios, el origen del cosmos; también preservó el uso de los aretes y nariguera que usaron tanto deidades como personas, hombres y mujeres en general en el pasado.

Las cosas han cambiado para el bien de la Ciudad de México y que siga el debate… bienvenido el debate para que quede muy clara la posición de unos y otros.

POR  CESAR CRAVIOTO ROMERO
COMISIONADO PARA LA RECONSTRUCCIÓN DE LA CIUDAD DE MÉXICO
@CRAVIOTOCESAR

PAL