FUERA DE TONO

AMLO y Corral

Entre el gobernador de Chihuahua y López Obrador se desarrolla una interesante sintonía. ¿En qué podrá derivar?

OPINIÓN

·
Hernán Gómez Bruera / Fuera de Tono / Opinión El Heraldo de México

Sorprendió ver la interesante sintonía que parece haberse establecido entre el gobernador Javier Corral y el presidente López Obrador, tanto ayer en la mañanera, como  durante la gira de este último por Chihuahua.

Si uno los mira de cerca, el todavía panista tiene varias similitudes con López Obrador: desde haber establecido un gabinete paritario, hasta el impulso a una política de austeridad, recortado cuantiosos recursos a la publicidad oficial, e incluso en el combate a grupos de poder oligárquicos y mafiosos.

Un tema en el que ha habido especial semejanza entre ambos es el combate a la corrupción. Si ningún presidente se había enfrentado tanto a esta práctica como López Obrador, ningún gobernador lo había hecho como Corral.

La operación Justicia para Chihuahua –que llevó a la cárcel a César Duarte-- no es un episodio más. Estableció un modelo inédito de investigación y recuperación por la vía fiscal que constituye un parteaguas histórico en el México reciente, incluso amerita un estudio de caso que eventualmente pudiera replicarse en otros lugares.

Nunca hasta ahora se había promovido en México un maxi proceso con las características de esta operación. Uno en el cual se ha llevado a cabo una investigación tan amplia por corrupción, que ha involucrado gran cantidad de actores: políticos, empresarios, líderes sindicales, medios de comunicación y jerarcas de la Iglesia.

En Chihuahua, un equipo de fiscales, policías, analistas criminales y financieros especializados en materia anticorrupción han llevado a cabo una serie de investigaciones que no solo se han caracterizado por la denuncia, sino también por seguir la ruta del dinero con inteligencia y habilidad.

De esta manera fue posible documentar cómo César Duarte compró con recursos públicos el favor de políticos de todos los partidos y de diversos actores sociales y cometió un desfalco por 2 mil 749 millones.

Algo interesante, además, es que muchos de los implicados aceptaron la comisión del delito, devolvieron lo robado y ofrecieron ser testigos colaboradores. El estado también logró recuperar una parte del dinero desviado --un total de 712 millones, según las autoridades— y reintegrarlo a las cuentas públicas.

Hay además algo que enaltece al gobernador saliente: además de perseguir a políticos de otros partidos, las investigaciones también se fueron sobre figuras de su propio partido, como la panista y futura gobernadora Maru Campos. No cualquiera se atreve a tanto.

En días recientes ha trascendido en los medios que Corral podría incorporarse a la 4T. Ignoro si sea un simple rumor o un acto de mala fe de sus compañeros de partido. Creo, sin embargo, que no es una idea descabellada. Alguien con el perfil de Javier Corral podría aportar mucho más a la 4T que al putrefacto y decadente Partido Acción Nacional.

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM 
@HERNANGOMEZB

dza