CONTRA LAS CUERDAS

Furioso, López Obrador selló la ruptura con los chilangos

Lo que sucedió ayer en Palacio Nacional marca un antes y un después en la relación de López Obrador con el Zócalo y los votantes de la ciudad de México

Alejandro Sánchez / Contra las Cuerdas / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Lo que sucedió ayer en Palacio Nacional marca un antes y un después en la relación de López Obrador con el Zócalo y los votantes de la ciudad de México, quienes lo recibieron con los brazos abiertos desde antes del 2000 para luego meterlo a Palacio del Ayuntamiento a tomar el poder político de la capital.

La Plaza de la Constitución, punto de encuentro entre el tabasqueño y sus bases durante 21 años ininterrumpidos, ahora fue punto del sello de la ruptura por parte del ahora presidente con un amplio sector de los chilangos al haberlos agredido verbalmente tras decidir hundir a Morena en las elecciones del 6 de junio.

Andrés Manuel cambió su tono triunfalista por los resultados electorales en 11 estados de 15 donde hubo relevo gubernamental y la composición de la futura Legislatura de la Cámara de Diputados, para cobrarle la factura a los votantes de la capital que decidieron ser gobernados en 11 alcaldías de 16 por la coalición PRI-PAN-PRD.

“Hay un sector de la clase media que siempre ha sido individualista, que le da la espalda al prójimo, aspiracionista, que lo que quiere es ser como los de arriba y encaramarse lo más que se pueda, sin escrúpulos morales de ninguna índole; son partidarios de que ´el que no transa no avanza´. Es increíble cómo apoyan a gobiernos corruptos. Yo lo atribuyó a que son muy susceptibles a la manipulación”, dijo.

Andrés Manuel quiere una sociedad que se rinda a su gobierno, independientemente de las malas decisiones, errores y corrupción de los funcionarios de su administración y de otras de su partido. Mientras López Obrador exhibe sus rasgos autoritarios para gobernar, los partidos políticos de oposición y sus alcaldes electos conforman la Unión de Alcaldías de la Ciudad de México.

Ayer se unieron por primera vez para dar inicio a una serie de encuentros que tendrán periodicidad cada 15 días para sumar esfuerzos y compromisos para lograr mejores gobiernos en la capital del país.

Solo falta una alcaldesa electa en el grupo de los 11 opositores que ganaron la elección. Se trata de Sandra Cuevas, quien ganó Cuauhtémoc con la coalición PRI-PAN-PRD, quien se ha negado a salir con este bloque ganador. Al interior de la alianza se dice que desde la coordinación de Morena en el Senado, desde donde se habría apoyado a la aspirante, se le ha pedido “no moverse”, ni asistir a ningún encuentro con ese grupo para no enfrentarse con Palacio Nacional, para no acrecentar la furia del inquilino principal.

En el Senado cuentan que cuando López Obrador designó a Claudia Sheinbaum candidata al gobierno de la ciudad de México, Ricardo Monreal, entonces aspirante al gobierno de la ciudad de México, le dijo al presidente que se equivocó al darle el abanderamiento, porque “Claudia, es excelente académica, pero no es política”, por lo que podía salir cara la decisión.

En el Zócalo ayer se vivió lo inédito en 21 años, del “amor con amor se paga”, un amplio sector de los habitantes de la Ciudad, recibió el desprecio de su exgobernador por no darle su voto a Morena..

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM 
@ALEXSANCHEZMX

DZA