¿Por qué se van de México?

Por primera vez en casi quince años hay una tendencia creciente de la migración de mexicanos hacia Estados Unidos

¿Por qué se van de México?
Fausto Barajas/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Por primera vez en casi quince años hay una tendencia creciente de la migración de mexicanos hacia Estados Unidos. El pobre desempeño económico derivado del enfrentamiento del gobierno contra la inversión es parte de la explicación.

Con base en datos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, los migrantes mexicanos detenidos en ese país pasaron de 1 millón 142 mil en el año fiscal 2004 a solo 220 mil en 2017; una reducción de 80 por ciento.

Sin embargo, la tendencia cambió. Para 2019 la cifra alcanzó los 255 mil mexicanos detenidos, un aumento del 16 por ciento respecto a 2017. ¿Qué cambió? La llegada de dos populistas al poder: Trump en EUA y AMLO en México.

En el periodo 2004-2016 México tuvo un crecimiento económico promedio que estuvo por arriba del crecimiento de Estados Unidos en medio punto porcentual. Sin embargo, a partir de 2017 el crecimiento mexicano estuvo por debajo del estadounidense; 0.2 por ciento en 2017, 0.8 por ciento en 2018 y un gran diferencial de 2.2 por ciento en 2019.

El de 2019, todavía sin crisis por el coronavirus, se ubica como el mayor diferencial registrado desde los tiempos en que gobernaba Miguel de la Madrid, excluyendo las crisis de 1995, 2009 y 2020.

Atrás del diferencial de crecimiento de 2019 está el inicio del desastroso gobierno de López Obrador, que ha tomado un conjunto de decisiones que frenan las oportunidades de desarrollo para los mexicanos. Por ejemplo, la cancelación del aeropuerto de Texcoco dejó a 45 mil mexicanos desempleados y a esta decisión se sumaron varias más que afectaron la generación de empleo, como la cancelación de la planta cervecera, la cancelación de las rondas petroleras y las subastas eléctricas, así como el pleito con los constructores de ductos y la baja en la inversión física del sector público.

Estas medidas tuvieron su impacto sobre el empleo, en especial en el formal, que de 2010 a 2018 creció, en promedio, 4.1 por ciento anual, pero con la llegada de Morena al poder el crecimiento del empleo fue de solo 1.7 por ciento en 2019; mientras que en 2020, ya con la pandemia, el empleo se desplomó 3.5 por ciento.

Es así como podemos decir que los mexicanos están tomando la decisión de emigrar porque en México no hay condiciones de desarrollo y en Estados Unidos las están encontrando. En México no hay inversión, no hay empleo; el gobierno ahuyenta y persigue fiscalmente a los que producen, no genera certidumbre para los que invierten y no le da seguridad para los que en el país viven.

En contraste, en Estados Unidos, además de una mayor seguridad, certidumbre de la inversión y empleo, el gobierno impulsa la mayor inversión de infraestructura para retomar la senda del crecimiento luego de la crisis provocada por el coronavirus.

Mientras el gobierno de López Obrador se pelea con los empresarios el gobierno estadounidense apuesta por la asociación con privados para ir otra vez a la luna y transportar satélites a la estación espacial.

Mientras el gobierno mexicano despilfarra el dinero en una refinería que costará 15 mil millones de dólares, del otro lado de la frontera un socio privado del gobierno pone en funcionamiento una constelación de satélites que llevará internet de banda ancha a todo el mundo por solo dos tercios del costo de la refinería.

Por el momento, estamos hablando de trabajadores con calificación básica o media. Pero no sorprende que, a medida que López Obrador destruye nuestra economía, la migración de mexicanos al exterior comience a darse en sectores altamente calificados. Esa será la señal más clara de que las posibilidades de desarrollo en México estarán canceladas durante largo tiempo.

POR FAUSTO BARAJAS
ESPECIALISTA EN INFRAESTRUCTURA
@FAUSTOBARAJAS

dza

 


Compartir