COLABORADOR

Narcisismo y leyes que estorban

La tiranía comienza donde termina la Constitución, por eso quiere cambiarla por una nueva que le acomode, que le permita sus caprichos

OPINIÓN

·
Jose Lafontaine Hamui/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Su narcisismo y miope interpretación de la historia lo mantiene en el pasado, no le permite ver hacia adelante. Culpa a los gobiernos anteriores sin entender que lleva tres años siendo responsable. Señala al “neoliberalismo” como el causante de todo lo malo, siendo éste un término que no comprende. El gobierno actual representa al pasado, y en su peor versión.

Hoy denosta hasta lo que le convino en su momento, y utilizó para acceder al poder, como el INE y las “benditas redes sociales”. Hoy que gobierna l@s desprecia, inclusive quiere crear un nuevo instituto y regular las redes sociales para controlarlas.  Las plataformas sociales y el INE empoderan al ciudadano, le dan voz y les advierte sobre los peligros de un régimen tiránico como el que se materializa en nuestro país.

Quiere una nueva Constitución, ahora lo  justifica con su reforma a la ley de la industria eléctrica, misma que será decalarada inconstitucional porque simplemente lo es. Esa puede ser su excusa de momento,  pero nunca pierde la idea que romancea su mente; La ampliación de mandato, esa es la verdadera meta, por eso prepara el terreno. Si la ley no le beneficia hay que cambiarla.  Si la Suprema Corte declara una reforma como inconstitucional y le estorba, para él lo natural es cambiarla, y entonces decir publicamente que cambiará la Constitución.  Eso si, repitiendo siempre sin creerlo realmente: “Al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”, pero la realidad es muy distinta. La ley solo se aplica a sus enemigos, a quienes disertan, a quienes no se someten a sus pensamiento.  Por otro lado deja impune a criminales, sindicatos y a los neopoliticos corruptos cercanos a él. Este regimen desprecia la ley, desprecia a las instituciones, las señala, denosta, agrede y amenaza, se considera a sí mismo y su movimiento por encima de la ley, y por ello; la norma que le estorba la atropella, tratando de imponer su voluntad y gobernar sin contrapesos.

La ley le estorba. También los medios de comunicación.  Le estorba todo lo que no puede doblegar a capricho como algunos jueces y afortunadamente la Suprema Corte de Justicia

John Locke nos advirtió: “Donde termina la ley, empieza la tiranía. Así ocurre cuando el que gobierna, por mucho derecho que tenga al cargo, no se guía por la ley sino por su voluntad propia; y su mandato y acciones no están dirigidos a la conservación de las propiedades de su pueblo, sino a satisfacer su propia ambición, venganza, avaricia o cualquier otra pasión irregular”.

La tiranía comienza donde termina la Constitución, por eso quiere cambiarla por una nueva que le acomode, que le permita sus caprichos. En junio tenemos la obligación de defender nuestras instituciones mediante el voto, debemos fortalecer nuestro Congreso, generar el contrapeso que requiere el gobernante, y así lograr el equilibrio que tanto necesita México.

POR JOSÉ LAFONTAINE HAMUI
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE

jram