UN MONTÓN DE PLATA

Rappi y Uber Eats, en la mira

La izquierda progresista sabe a qué víctimas elegir. Y ya realizó su siguiente selección: las aplicaciones de reparto a domicilio

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Los políticos justicieros de la izquierda que ven en la innovación empresarial un botín para su beneficio ya pusieron la mira en la siguiente industria: se trata de Uber Eats, Rappi, Didi Food y demás empresas que han habilitado aplicaciones tecnológicas para que miles de personas sin trabajo se conviertan en repartidores de comida y compras.

Un “hilo” en redes sociales la semana pasada, del usuario @Venecletero —en cuyo perfil aparece una bandera de Venezuela y una de México, tiene sólo 705 seguidores y se describe a sí mismo como “luchador por el bien de todos”—, acumuló más de 16 mil 500 “me gusta” en Twitter.

El “hilo”, de 20 incisos, narra con lujo de detalle los “abusos” a los que son sometidos repartidores, restaurantes y clientes por parte de las empresas de los aplicativos.

Esta persona dice que ha laborado dos años bajo esos sistemas. El “hilo” no incluye ningún tipo de agradecimiento a las apps por haberle facilitado el trabajo. De hecho, dijo que odia la actividad.

Velozmente este “hilo” tuvo toda suerte de respuestas, la mayoría tachando de abusivas a las empresas tecnológicas. Pero la semilla ya estaba sembrada.

Un fenómeno similar ocurrió en España hace poco, cuando hasta los canales de televisión hacían reportajes sobre el “sufrimiento” extremo de los repartidores de Deliveroo (una app similar). Los repartidores españoles eran caracterizados por la TV como mártires. El resultado ahí fue que se emitió la llamada “Ley Rider” con la que se obliga a estas empresas a reconocer como empleados a los repartidores, con la consecuente carga de seguridad social que ello implica. Asimismo, las compañías deben compartir con los repartidores los algoritmos con los cuales se asignan los pedidos.

No recuerdo ningún debate hasta la fecha sobre cómo funcionan los derechos laborales de los trabajadores en triciclo que venden en la red (¿franquicia?) de “Tamales calientitos”; ni sobre la equivalente de enseres menores denominada “Se compran colchones refrigeradores, estufas, microondas o algo de fierro viejo que venda”. ¿Tendrán IMSS, Infonavit y afore cubiertos?, ¿laboran por turnos con horario de comida?; ¿cumplen con la NOM 035 para prevenir riesgos psicosociales?

La izquierda progresista sabe a qué víctimas elegir. Y ya realizó su siguiente selección: las aplicaciones de reparto a domicilio.

La andanada regulatoria que se prepara tendrá voceros que cuentan con mucha resonancia en el espectro de la discusión pública. Habrá que ver si Didi Food, de Daniel Serra; Rappi, de Alejandro Solís; o José García Pimentel, de Uber Eats, están adecuadamente preparados para responder.

VOLKSWAGEN

Continúa el paro de actividades de VW de México, que dirige Steffen Reiche, por la crisis de semiconductores. El Jetta se dejará de fabricar 16 días, y el Tiguan, por 10 días.

Por CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

dza