Ser esenciales ¿y luego?

Integrantes del CNET señalan que la mala imagen de México sobre el trato de la pandemia podría extender afectaciones al sector hasta el verano

Ser esenciales ¿y luego?
Jaime Núñez / Al Mando / Opinión El Heraldo de México

Ya tocábamos el tema del turismo y sus afectaciones derivadas de la pandemia ocasionada por el COVID-19 en la entrega pasada. Pues bien, sucedieron cosas estos días que son destacables.

Comencemos por el titular de la Secretaría de Turismo (Sectur) Miguel Torruco, que solicitó a la Secretaría de Economía (SE), al mando de Tatiana Clouthier, y a Jorge Alcocer, secretario de Salud, consideren a esa industria como una actividad esencial, la petición la hizo acompañada con números que reflejan la importancia del sector dentro de nuestra economía, por ejemplo; que antes de la aparición de la pandemia el consumo turístico en el país alcanzaba los 172 mil millones de dólares —82 por ciento nacional y 18 por ciento internacional—, ser la tercera fuente generadora de divisas con 24 mil 573 millones de dólares —lejos de las remesas que marcaron récord con 44 mil 606 millones de dólares—, y una industria que impulsa 11 sectores más dentro de la economía nacional.

Sería interesante que, además de enumerar las muchas virtudes que tiene el turismo para nuestra sociedad y economía, Torruco Marqués solicitará a la autoridad sanitaria un mejor trato de la pandemia, y es que para nadie es un secreto que las acciones que han anunciado países aliados y socios comerciales, en el sentido de restringir vuelos o solicitar pruebas COVID-19 negativas de antígeno o PCR, parecería más una especie de aislamiento, que de no detenerse a tiempo traerá terribles consecuencias a la ya golpeada industria.

Incluso, los miembros del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) que lleva Braulio Arsuaga, señalan que la mala imagen de México ante el mundo sobre el trato de la pandemia podría extender las afectaciones al sector hasta la próxima temporada de verano, influyendo de forma negativa a 8.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que el turismo representa para la economía y como consecuencia estar enfilándonos a un peor escenario al registrado durante 2020.

AUSTERIDAD O EXPERIENCIA

Al parecer los encargados de las licitaciones de uno de los proyectos presidenciales insignia, el Tren Maya, han encontrado el mecanismo ideal para quitarse de encima los señalamientos por favoritismo. A pesar de otorgar puntuaciones a partir de la propuesta económica y los criterios técnicos que son supervisados por organismos internacionales como la UNOPS de la ONU, Fonatur, que lidera Rogelio Jiménez Pons, mantiene el críptico concepto "probada experiencia y capacidad técnica"; como uno de los factores para definir los fallos.

Gracias a esta creatividad los últimos tramos han sido asignados a consorcios distintos a los que obtuvieron las mejores puntuaciones como Grupo México que preside Germán Larrea. ¿Mantendrán esta creatividad para la decisión del tramo 5 norte o se acordarán de la prometida austeridad? Recordemos que el 10 de febrero se dará a conocer el fallo.

POR JAIME NÚÑEZ
JAIME_NP@YAHOO.COM
@JANUPI


Compartir