De lo que no se habla en la mañaneras

Encontraron una gran oportunidad: el miedo a la enfermedad y la esperanza a ser vacunado como el factor distractor para olvidarse por un rato más de los graves problemas que deterioran al país

De lo que no se habla en la mañaneras
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Opinión El Heraldo de México

Como desde hace dos semanas, la mañanera volvió a centrar la atención en vacunas contra la Covid-19 y se abrió una convocatoria para registrar a los adultos en el plan de vacunación, cuya página electrónica se cayó todo el día. Tampoco nos saben decir fecha exacta en que empezarán a aplicarse las dosis al sector más vulnerable de la población abierta.

Se habla de vacunas como un aliciente aunque no haya dosis en el país y se sigue prometiendo que pronto llegarán a México sin dar fecha exacta del arribo y número de las mismas, se intenta frenar las críticas ante la falta de resultados por la mala estrategia contra la pandemia. También se habla de combate a la corrupción aunque ésta siga latente en la CFE, en los contratos para la refinería de Pemex o el Tren Maya y otras dependencias, se habla de la necesidad de censurar a las otrora benditas redes sociales porque la opinión cada vez expresa más su desacuerdo con la Cuatro T, pero ni López Obrador ni Olga Sánchez Cordero hablan de los principales problemas de este país:

No se habla de los contagios y muertes, del desabasto de medicamentos, de los negocios que están quebrando, de la opacidad en las licitaciones, del manejo de los fideicomisos, de la inseguridad del país, de los feminicidios. Tampoco tratan el problema de la combustión de fósiles y la falta de un plan de energías renovables, del crimen organizado, de la crisis económica en los estados, ni de la solución a los niños con cáncer o enfermos crónicos. Encontraron una gran oportunidad: el miedo a la enfermedad y la esperanza a ser vacunado como el factor distractor para olvidarse por un rato más de los graves problemas que deterioran al país.

Como anillo al dedo.

La disputa por Coyoacán

El exmundialista Manolo Negrete, alcalde de Coyoacán, sin liderazgo propio en la demarcación y padrinos en Morena, se quedó chiflando en la loma y sin posibilidades de reelegirse en la demarcación después de haberse desmarcado de Mauricio Toledo, a quien la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México, le abrió una investigación que estaba congelada por abuso de poder, moche a
empresarios y riqueza inexplicable, para desaforarlo y meterlo a la cárcel.  

Conforme se acerca el proceso electoral, los grupos de Morena dan nuevas sorpresas en la demarcación, misma que sin una figura política fuerte, termina pintando un escenario complicado. En el partido daban por hecho la candidatura directa del diputado local Carlos Castillo, del grupo de René Bejarano, con quien la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, viene acordando diversos espacios, como en Cuauhtémoc, donde la esposa del profe, Dolores Padierna, buscará la primera silla.

Desde las altas esferas de partido guinda y después de quedarse en el camino en su intento por dirigir la presidencia de Morena, Bertha Luján, encargada de sacar adelante la elección interna en Coyoacán, se encuentra con nuevos frentes, pues desde las manos que mecen la cuna del instituto fue lanzada la figura del exdiputado suplente Raúl Avilez como aspirante externo a la alcaldía, posición contemplada en los estatutos, para aparecer entre cuatro internos a la hora de las encuestas. Vamos a ver si una vez caído en desgracia el toledismo, se acaba la guerra de las sillas –característico de Coyoacán-- o vuelan mesas.

***

Uppercut: Aunque nos dijo que no, que ella no aspiraba a una diputación, Margarita Zavala regresa al PAN como precandidata a diputada federal de mayoría relativa, es decir sin necesidad de hacer campaña casi casi aseguró su regreso a la política.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM
@ALEXSANCHEZMX
BGM


Compartir