ANECDATARIO

"Ponte el cinturón"

Diana Spencer hubiera cumplido 60 este año de no ser por el fatídico accidente en el Puente del Alma en París. A 24 años de su muerte nos seguimos haciendo la misma pregunta: ¿Y si hubiera llevado el cinturón de seguridad?

OPINIÓN

·
Atala Sarmiento / AnecdATArio / Opinión El Heraldo de México

La Princesa Diana ha sido inspiración de muchas películas.

Filmes producidos para la televisión han sido 9 incluyendo la famosa serie The Crown; y para el cine se ha contado su vida dos veces: una en el 2013 protagonizada por la actriz australiana Naomi Watts y, recientemente en este 2021, con Spencer que estelariza la estadounidense Kirsten Stewart.

La joven actriz reveló gestar su personaje de varias maneras: vio la serie The Crown, tuvo un entrenamiento de 6 meses para perfeccionar su acento y, a petición de Pablo Larraín -director del filme- se inspiró en la interpretación que hizo Gena Rowland en la cinta A Woman Under the Influence para que adoptara con fidelidad la interpretación que haría de Lady Di.

Habrá que decir que su dedicada intención merece una recompensa, pues incluso Ken Wharfe, ex guardaespaldas de Diana, aseguró que de todas las actrices que la han personificado en los últimos 10 años, Stewart ha sido la más parecida y la que mejor ha logrado imitar su estilo y modos.

¿Cuántas veces será contada esta historia? ¿Cuántas versiones más puede tener? ¿Durante cuánto tiempo más seguirán haciéndose revelaciones estremecedoras sobre la vida y muerte de la Reina de Corazones?

Diana Spencer hubiera cumplido 60 este año de no ser por el fatídico accidente en el Puente del Alma en París en el que murió. Aunque para ser precisos, en ese desdichado momento aún se mantuvo con vida.

Siete años después de su muerte el entonces jefe de policía londinense solicitó al reconocido doctor Richard Sheperd que hiciera un análisis y revisión exhaustivos de las pruebas del caso, para determinar si efectivamente la causa del fallecimiento fue el accidente.

Lo primero que reconoció es que el copiloto, a diferencia del resto y siendo el único sobreviviente, sí se ató el cinturón de seguridad.

Según la investigación del Doctor Sheperd, Diana se precipitó contra el asiento delantero al momento del impacto. Los golpes inmediatos fueron unos pocos huesos rotos y una pequeña herida en el pecho. Lamentablemente en este caso no importó el tamaño sino el sitio donde se hallaba. Esa herida suponía un rasguño en una vena de sus pulmones que comenzó a desangrarse lentamente.

Cuando los paramédicos llegaron a atenderla aún estaba estable y consciente, al grado que podía mantener comunicación con ellos. En el trayecto en la ambulancia perdió gradualmente la consciencia y tuvo un paro cardíaco que requirió reanimación. En el hospital entró a cirugía urgente con el problema identificado pero ya era tarde para repararlo.

A 24 años de su muerte nos seguimos haciendo la misma pregunta: ¿Y si hubiera llevado el cinturón de seguridad? Quizá no habría todas estas películas y sería ella misma la que nos estaría contando su propia historia.

POR ATALA SARMIENTO
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ATASARMI

CAR