UN MONTÓN DE PLATA

Victoria Rodríguez Ceja, en Banxico

Le faltará la experiencia monetaria, pero no la financiera. Es una propuesta más que atinada

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

La primera reacción que escuché de una persona que conoce cercanamente el trabajo de la subsecretaria de egresos Victoria Rodríguez Ceja, cuando ayer por la mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que la nominará a la gubernatura del Banco de México, es que se trata de una extraordinaria decisión y que ella es uno de los tres o cinco funcionarios más sólidos de todo el gabinete.

Victoria ha sido vista, desde la mañana de ayer, como un perfil que pudiera no ser independiente del Ejecutivo. Pero esa es una visión parcial. En su carrera profesional Victoria ha acumulado años de experiencia como funcionaria de los gobiernos de la Ciudad de México y Federal en materia financiera, principalmente, en la elaboración del presupuesto y en ejercicio del gasto, aunque también ha estado en contacto estrecho con bancos al trabajar en emisiones de deuda.

Rodríguez Ceja no sólo trabajó en el gobierno capitalino con AMLO. También lo hizo con Marcelo Ebrard y Miguel Mancera. A Hacienda llegó gracias a esa experiencia y a su cercanía con Carlos Urzúa y con Arturo Herrera desde que estudió su maestría.

Su solidez técnica inicial proviene de sus estudios como economista del Tec de Monterrey. Es absolutamente injusto prejuiciar esta designación con base en la falta de experiencia de Rodríguez Ceja en materia de política monetaria. El propio Herrera, que era un gran candidato para Banxico, tampoco la tenía, pero su solidez técnica le valió la aceptación del mercado cuando fue anunciado.

A Rodríguez Ceja le faltará la experiencia monetaria, pero no la financiera. Es una propuesta más que atinada. La próxima gobernadora del Banco de México deberá sobresalir en las comparecencias para su ratificación en el Senado. También deberá ser muy cuidadosa del mandato del banco, sobre todo, en un momento en el que la inflación ha rebasado 7 por ciento anual, y que el dólar ha exhibido una fortaleza sustancial, depreciando a varias monedas de países emergentes.

Rodríguez Ceja debe apresurarse para que los mercados le vean como una catalizadora de la estabilidad macroeconómica que goza el país.

El presidente López Obrador reiteró ayer su respeto a la autonomía del banco central. AMLO ha sido consistente en no inmiscuirse en la política monetaria, y no hay ninguna señal de que esto se modificará con el nombramiento de Rodríguez Ceja. En adición, las decisiones de política monetaria se toman de manera colegiada y si hay algo que Rodríguez Ceja se llevará del gobierno hacia Banxico es que el Presidente tiene como obsesión que sus políticas económicas no deriven en alta inflación ni en una crisis de deuda, como en el pasado.

INFLACIÓN

El dato que no había visto AMLO antes de iniciar la mañanera ayer fue el de la inflación, de 7.05 por ciento anual. Se sorprendió notoriamente al enterarse ahí.

POR CARLOS MOTA

MOTACARLOS100@GMAIL.COM

WHATSAPP 56-1164-9060

TIKTOK @SoyCarlosMota 

MAAZ