TINTA Y PAPEL

Los esfuerzos de la 4T en energía

Para el llamado Fortalecimiento energético, el gobierno federal destinó este año 976 mil 860 mdp, y para el próximo, 1.1 billones de pesos

OPINIÓN

·
Engge Chavarría / Tinta y Papel / Opinión El Heraldo de México

Entre los temas más recurrentes de las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, se encuentra el sector energético, específicamente en lo relativo al petrolero.

La idea del titular del ejecutivo federal se basa, en lo que la administración llama Fortalecimiento energético, un rubro que este año acaparó 976 mil 860 millones de pesos del Paquete Económico y que el próximo año recibirá 1.1 billones de pesos.

Dicho presupuesto sería para modernizar las refinerías y para la construcción de la de Dos Bocas, en Tabasco, lo cual se asume como inversión, puesto que la encomienda de la secretaria Rocío Nahle, es propiciar la producción de gasolinas y combustibles, para abastecer el mercado interno, tal y como ya lo dijo el Presidente el 18 de octubre, en Palenque.

La indiscutible importancia que significan los proyectos petroleros para la actual gestión, ha destacado la labor de diversas firmas mexicanas, que ya son referencia a nivel mundial, como es el caso de Grupo Walworth.

La firma de Salomón Waisburd Grinberg, ya tiene presencia en Centro y Sudamérica, África, Asia, Medio Oriente y Europa; así como una planta de producción en el Estado de México y un centro de distribución en Houston, Texas.

En cada país, cuenta con las respectivas certificaciones necesarias para operar de manera internacional, entre otras, otorgadas por instituciones como el American Petroleum Institute y el Parlamento Europeo.

Walworth desarrolló su propio Sistema de Administración de Calidad, luego de especializarse en una cartera de servicios, equipos y partes para la integración de soluciones especializadas en el sector Oil & Gas, energético y químico, por mencionar algunos.

Las empresas mexicanas nunca nos han dejado mal parados ante el extranjero y es momento de incursionar y apoyar a todas aquellas que destaquen en este nuevo sector que seguramente crecerá en los próximos sexenios.

EN EL APUNTE

En días pasados, el Presidente dijo que ya no quiere escuchar que faltan medicamentos en los hospitales y clínicas del sistema de salud público; pero pese a que ya le dio a su gabinete el ultimátum para atender el problema, no será posible. El golpe que puso sobre la mesa a los involucrados no alcanza para arreglar este desastre.

Las consecuencias son que familias y pacientes seguirán padeciendo al menos los próximos siete meses la misma situación por dos razones: primera, las actividades económicas no mejoran en el país, ¡vaya! no hay suficientes empleos para todos y, porque aún cuando el Presidente levantara el teléfono y pidiera medicamentos para todos, los laboratorios necesitan al menos tres meses para su fabricación; otros dos meses más para la distribución y un tiempo extra para que llegue a todos los anaqueles disponibles. Haga cuentas.

POR ENGGE CHAVARRÍA
PERIODISTA
ENGGE.CHAVARRIA@GMAIL.COM
@ENGGECHAVARRIA

CAR