Dilemas de la vacuna vs. COVID-19

A fines de marzo la vacuna estará disponible para todos en las dos grandes cadenas de farmacias Walgreens y CVS por el módico precio de 25 dólares

Dilemas de la vacuna vs. COVID-19
Ernesto Villanueva / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

El inicio de la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 ha generado, como es natural, polémica porque se vive un periodo preelectoral. Esta circunstancia en México trastoca todo y el sospechosismo y la suspicacia priman sobre la racionalidad.

Es un hecho que el gobierno federal no podrá rápidamente articular un plan que permita en un tiempo relativamente corto la vacunación respectiva. Por ello, el presidente López Obrador ha tomado una decisión pertinente: dejar que los estados y las empresas privadas se sumen a este esfuerzo de masificación que tiene en zozobra permanente a un gran sector del país. Israel, Reino Unido y Estados Unidos llevan ya camino recorrido en este rubro con grandes resultados en el propósito de vacunar a la población.

En México, quienes forman parte del decil 10 del ingreso, el más alto de todos, que analiza el INEGI asciende a una renta por hogar de 56 mil pesos mensuales o más y se trata de un poco más de 2 millones de personas aproximadamente (https://acortar.link/IjSIi). La búsqueda de la vacuna en este universo de personas se ha hecho viajando a Estados Unidos por avión, pagando estancia y un doble viaje porque es de dos inyecciones.

Este comportamiento representa una mejora, aunque sea circunstancial y temporal, en la reactivación de la economía de un sector de Estados Unidos. Hoy las personas a partir de 75 años están siendo vacunadas del otro lado de la frontera sin que tengan la obligación de acreditar residencia y mucho menos ciudadanía.

A fines de marzo la vacuna estará disponible para todos en las dos grandes cadenas de farmacias Walgreens y CVS por el módico precio de 25 dólares. Esto, por supuesto, no va a pasar en México. No al menos en esos términos. No obstante, es dable plantear la hipótesis de que quienes integran el decil X de ingresos del país gustosos pagarían un precio por la vacuna que sea inferior a lo que tendrían que gastar en el traslado a Estados Unidos por dos ocasiones en un mes.

De esta suerte, se podría generar un círculo virtuoso: a) El gobierno federal obtiene las vacunas a precio de gobierno y una parte mínima las vende a las cadenas farmacéuticas y hospitales privados, con lo que mantiene su propia narrativa: los pobres no subsidiarán a los ricos y obtendrá recursos para que las personas de menores ingresos tengan más rápido la misma vacuna; b) Los empresarios de este sector tendrían un nicho de mercado inédito que mucho les ayudaría a palear los efectos de la pandemia y c) Los integrantes del decil X que así lo decidan- que serán casi todos- podrían pagar sin problema alguno el costo real de la vacuna, decisión que tomarían porque la otra opción, la gratuita,  tardaría todavía muchos meses en el mejor de los casos.

Nada es más caro que lo que no existe.

POR ERNESTO VILLANUEVA
COLABORADOR
@EVILLANUEVAMX

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.


Compartir