Perspectiva petrolera 2021

La OPEP prevé que la demanda del petróleo se sitúe en 95.9 millones de barriles por día durante 2021

Perspectiva petrolera 2021
Manuel Rodríguez / Colaborador / El Heraldo de México

El nivel de incertidumbre en el mundo sigue siendo alta por las tasas de infección del COVID-19 que han aumentado de manera preocupante; la marejada ciclónica de la crisis sanitaria crea incertidumbre para la demanda mundial del petróleo

En medio de señales esperanzadoras las perspectivas para 2021 son muy variadas y todavía hay riesgos que enfrentar: no es momento de dormirnos en nuestros laureles, estas son algunas sentencias formuladas por los líderes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), durante la XIII Reunión Ministerial OPEP y no OPEP realizada el 4 y 5 de enero.

Ante el tercer confinamiento de Viena, sede de la organización petrolera, los trabajos se llevaron a cabo a través de videoconferencias con la participación de los 13 países miembros de la OPEP y 10 países productores de petróleo no pertenecientes al cartel; con el objetivo de restablecer la estabilidad y confianza del mercado petrolero, después de la peor destrucción de la demanda de crudo registrada el año pasado.

La OPEP prevé que la demanda del petróleo se sitúe en 95.9 millones de barriles por día durante 2021; es decir, su incremento será de 5.9 millones de barriles diarios con respecto a 2020; a partir estimaciones que toman en cuenta las vacunas para contrarrestar al COVID-19, calculan que en 2021 la economía mundial crezca 4.4 por ciento y la economía de China como motor de la recuperación global lo haga en 6.9 por ciento. Bajo estas proyecciones se llevaron a cabo las negociaciones que desembocaron en el acuerdo de que solamente Rusia y Kazajistán podrán aumentar su producción y de manera mínima.

Pero lo realmente trascendente, fue el anunció de Arabia Saudita de un recorte adicional de manera voluntaria de un millón de barriles diarios en febrero y marzo, decisión visionaria y responsable ante las actuales circunstancias, donde la demanda aún no se recupera; que contrasta con la actitud miope que asumió en el segundo trimestre de 2020, al incrementar su producción en más de 12 millones de barriles y ofertando descuentos para protagonizar una guerra de precios con Rusia; justo cuando el COVID-19 envolvía al planeta e iniciaba el periodo más volátil de la industria petrolera. 

De esta manera, arrancamos el año con precios del petróleo similares a los de la etapa prepandémica; el barril del WTI se cotizó en 52.24 dólares; y el Brent alcanzó los 55.99 dólares. La mezcla mexicana se cotizó en 48.81 dólares y el viernes rebasó el umbral de los 50 dólares, para situarse en 51.52 dólares. 

Sin embargo, el Príncipe Abdulaziz Bin Salmán, ministro de energía de Arabia Saudita, ante el aumento de las tasas de infección en varias partes del mundo, advirtió: “No pongas en riesgo todo lo que hemos logrado en aras de un beneficio instantáneo, pero ilusorio”.

POR MANUEL RODRÍGUEZ
PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA DE LA LXIV LEGISLATURA DE LA CÁMARA
DE DIPUTADOS DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN
WWW.MANUELRODRIGUEZ.MX


Compartir