Entre planes te veas

Fue en el sexenio de Felipe Calderón donde se invirtió más dinero a los proyectos de infraestructura de este país

Entre planes te veas
Luis Soto/ Agenda Confidencial /Opinión El Heraldo de México

El secretario de Hacienda anunció el lunes pasado un segundo paquete de inversiones en infraestructura por 228 mil 632 millones de pesos que, aunado al primero, que se dio a conocer en octubre pasado, suma la fabulosa cantidad de 525 mil millones de pesos.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, quien nuevamente fue aceptado en la Corte de Palacio, se apresuró a señalar que “estamos intentando alcanzar la cifra de inversión pública más alta en los últimos años de la historia económica del país”, declaración que dejó perplejos a los especialistas en la materia.

 Fue en el sexenio de Felipe Calderón donde se invirtió más dinero a los proyectos de infraestructura de este país: 2 billones 500 mil pesos fue el programa previsto para el periodo 2007-2012 en un escenario sobresaliente; es decir, una inversión promedio anual de más de 420 mil millones de pesos, apuntan los expertos.

El monto incluía recursos públicos y privados, que representaba un incremento de más de 50 por ciento en términos reales respecto del sexenio anterior. Después de la crisis financiera de 2009, el gobierno calderonista se tuvo que apretar el cinturón, pero el plan se ejecutó en un gran porcentaje, dicen los que saben. Carreteras, puertos, aeropuertos, miles de kilómetros de vías férreas, servicios de agua potable, infraestructura hidráulica, y también uno que otro proyecto medio faraónico, entraron en el susodicho programa.

Enrique Peña Nieto, ilusionó al país con su Programa Nacional de Infraestructura 2014 – 2018, con enfoque integral, transversal y social y una inversión global de 7.7 billones de pesos que serían destinados a seis sectores estratégicos: comunicaciones y transportes, energía, hidráulico, salud, desarrollo urbano y de vivienda (a cargo de Chayito, dicen los malosos) y turismo.

“Gran parte de la competitividad, del crecimiento económico y del bienestar social de los países está determinado por contar con instalaciones de vanguardia en aeropuertos, carreteras, puertos, telecomunicaciones, trenes, centrales eléctricas, complejos petroleros, gasoductos, presas, hospitales, equipamiento urbano y desarrollos turísticos, entre otras”, decía Peña.  Al final de su sexenio descubrimos el engaño, la mentira, los trinquetes.

Arturo Herrera, secretario de Hacienda de la 4T ofrece un plan de infraestructura a cachitos, en donde promete terminar con varios proyectos que Peña dejó inconclusos o no hizo, además de los proyectos faraónicos que todo mundo conoce.

El acumulado de proyectos de los dos anuncios de infraestructura comprende un total de 68 proyectos en sectores de comunicaciones y transportes, energía, agua y medio ambiente, que se traducen en una inversión por 525 mil 976 millones de pesos, lo que representa 2.3 por ciento del PIB y se espera que generen entre 370 mil a 400 mil empleos directos e indirectos.

Entre planes de infraestructura nos vemos, pues.

 

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA


Compartir