#365DIASENCASA

Aplican vacunas contra Covid-19 en prisión

Se van a destinar tres mil 328 dosis anticovid en 22 prisiones de la entidad a reos más vulnerables

La actividad se realiza con el apoyo de la Guardia Nacional y de autoridades penitenciarias
Escrito en NACIONAL el

En menos de cinco minutos, Pedro, un interno del Penal de Santiaguito en Almoloya de Juárez, ya estaba vacunado contra la COVID-19. En algún momento tuvo miedo de contagiarse y, en otras ocasiones, imaginó que no sería tomado en cuenta por la autoridad.

Como él, otros tres mil 328 reclusos en 22 penales estatales comenzaron a ser inmunizados. Lo que tienen en común es que padecen alguna enfermedad crónico degenerativa, como diabetes, hipertensión, VIH y cáncer, o bien, tienen más de 65 años de edad.

En Santiaguito se ocupó el auditorio Ignacio Ramírez para la colocación de la vacuna. Hasta ahí llegaron algunos presos en sillas de ruedas, con muletas, guiados por sus compañeros de celda o solos, para recibir la vacuna anti COVID de CanSino, que es de una sola dosis.

“Yo vengo con él, es mi compañero de celda; aquí te espero para irnos”, dijo desde un asiento uno de los internos que esperaba a que su amigo, quien padece ceguera, recibiera la inoculación para regresar juntos y servirle de guía.

Otro de ellos compartió que hace un año no ve a sus familiares físicamente y por teléfono se enteró que su mamá falleció víctima del virus.

“Desgraciadamente fue un año que dejé de verla; ahorita voy a ver a mi esposa, a mi hija y a mi padre… En lo personal me dio mucho temor no volver a ver al resto de mi familia, pero ya dentro de 15 días tengo programada mi visita”, comentó Juan.

En el municipio de Tenango del Valle, varias personas privadas de la libertad contaron que están contentas de que ya fueron vacunadas porque tuvieron miedo de ser contagiadas.

“La estábamos esperando mucho (la vacuna); aquí las autoridades que nos cuidaban, nos checaban la temperatura, nos tenían vigilados. El miedo era cuándo nos iban a vacunar, pero hoy ya lo estamos, en mi caso estoy muy contento de que ya la recibí”, indicó otro interno.

La actividad sanitaria cuenta con el apoyo de las autoridades penitenciarias y de elementos de la Guardia Nacional.

Cada uno de los internos tuvo que llenar un formato de registro, verificar sus datos en la lista interna y luego pasar por un filtro de desinfección.

Por Gerardo García

dza