Día de la Marina: ¿Qué se celebra el 1 de junio en México?

Es un homenaje a las tripulaciones de los buques Potrero de Llano y Faja de Oro. También se celebran a todas las flotas mexicanas que integran las Marinas militares y civiles.

Día de la Marina: ¿Qué se celebra el 1 de junio en México?
Día de la Marina Nacional Foto: Especial

Hoy 1 de junio celebramos en México el Día de la Marina Nacional, ¿qué se conmemora en este día festivo? A pesar de la importancia de la fecha, aún existe una clara confusión alrededor del tema: no es lo mismo Marina que Armada. Hablando de “Marina”, a menudo se ignora si se hace referencia a barcos pesqueros, buques mercantes, buques de guerra o hasta de marinas deportivas.

Por ello, hoy Día de la Marina aún se confunde si la celebración incluye a particulares o si se trata de un asunto gubernamental. Es decir, si se trata de una celebración civil o militar. Y es que, el término “Marina”, debe ser complementado para emplearlo y permitir su interpretación correcta.

Así, mientras que una Marina Mercante es una flota de barcos con fines comerciales; una Marina de Guerra tiene la finalidad de salvaguardar la soberanía de una nación y es conocida internacionalmente únicamente como “Armada”.

En el caso de nuestro país, la Armada de México, dependiente de la Secretaría de Marina, es la institución Militar Nacional de carácter permanente, cuya misión es emplear el Poder Naval de la Federación para la defensa exterior y coadyuvar en la seguridad interior del país. La existencia de esta Institución se celebra particularmente el 23 de noviembre a raíz de su historia. Pero, hoy, se celebra a las flotas mexicanas integrantes de las diferentes Marinas que enarbolan el pabellón nacional en su generalidad: el conjunto de los diferentes sectores marítimos nacionales, comercial, pesquero, recreativo y militar.

El primer buque con tripulación mexicana

El Día de la Marina se decretó ya que el 1 de junio de 1917 se nacionalizó la Marina Mercante Mexicana, cuando zarpó del Puerto de Veracruz, por primera vez en la historia de México, el buque vapor “Tabasco”. Este barco mercante tuvo tripulación mexicana en su totalidad, en cumplimiento a un Decreto Constitucional. 

Esto significó un parteaguas histórico porque hasta entonces, los capitanes y oficiales de los barcos mexicanos eran completamente extranjeros. De igual forma, hoy también celebramos y recordamos a los buques “Potrero del Llano” y “Faja de Oro” que fueron hundidos en el Golfo de México por la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Por ello, esta es una fecha importante para visualizar a todo el sector marítimo en México y reconocer la importancia de la colaboración entre ambos sectores. Y es que tanto civiles como militares actualmente pueden complementarse para aprovechar la privilegiada situación geopolítica que tiene México, donde el mar tiene una importancia estratégica.

Teniendo en consideración que México es un país bioceánico y que el 80% del comercio a nivel internacional se lleva a cabo a través del mar, el país necesita explotar esta ventaja y volverse más competitivo. Así, es importante priorizar el sector marítimo nacional en todos sus aspectos: desde la pesca y el aprovechamiento del turismo náutico, hasta el comercio internacional; contemplando las cadenas productivas y las regiones costeras, que pueden verse sumamente beneficiadas impulsando su desarrollo a través de los mares.

La riqueza marítima de México

Convenios como el T-MEC y otros tratados internacionales que permitan contratos multimodales como Europa, podrían ser mejor aprovechados por México si impulsamos una visión marítima. No obstante, aún tenemos retos que solucionar, como la falta de infraestructura portuaria necesaria, un marco jurídico aún ambiguo, y la corrupción en las estructuras administrativas del sector marítimo.

De igual forma, con el reciente nombramiento de la SEMAR como Autoridad Marítima Nacional se abren nuevas oportunidades para el sector. Con la eliminación la duplicidad de funciones que existía antes de este cambio, se hace factible y realista implementar políticas acertadas y mejor dirigidas para aprovechar el potencial del sector marítimo nacional, de la mano con la seguridad, protección y garantía del estado de derecho en las zonas marinas mexicanas.

 

Por: Gloria Cházaro Berriel, Maestra en seguridad y estrategia aplicadas por la Universidad de Exeter. Twitter: @GloriaChazaro


Compartir