Mujeres embarazadas son relegadas para atender a pacientes con Covid-19

GIRE denuncia que hospitales públicos dan prioridad a los casos de SARS-CoV-2

Mujeres embarazadas son relegadas para atender a pacientes con Covid-19
La falta de infraestructura genera omisiones y agresiones en el parto. Foto: Especial

En nuestro país más de mil mujeres al día enfrentan violencia durante el embarazo, parto o posparto, de acuerdo con datos el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). 

En entrevista con El Heraldo de México, Yolanda Molina, abogada del área de Documentación y Litigio de Casos en esa organización, explicó que esto es violencia obstétrica y hay tres tipos: la institucional, física y psicológica o verbal. 

La primera se presenta cuando en los hospitales públicos no se cuenta con infraestructura, recursos humanos, equipo o medicamentos para el control prenatal o el parto. 

Un ejemplo de violencia obstétrica física son las cesáreas que no estaban recomendadas, pero se realizan, muchas veces, para no tener mucha gente en espera. 

“Se ha acostumbrado que, si en el parto natural no estás expulsando, te hacen episiotomía, que es el corte del perineo para que haya una salida y después te lo suturan y ese tipo de prácticas están condenadas por la OMS. 

“Otra práctica es el uso de oxitocina para acelerar el parto, que en ciertas cantidades puede ocasionar la afectación a la salud de las mujeres”, explicó. 

La violencia verbal se refiere a los malos tratos por parte del personal de salud. 

Liliana, de 26 años, tuvo varias horas de parto y fue obligada a aceptar que le practicaran una cesárea, le dijeron que el feto estaba grave, aunque esto no era cierto, y le perforaron la vejiga. 

GIRE acompaña ese caso y la abogada aseguró que, durante la pandemia, la violencia obstétrica aumentó porque el sistema de salud le ha dado prioridad a la pandemia.

Por Diana Martínez 

alg

 


Compartir