DÍA DE LAS MADRES

Celebran a las madres: Capitalinos salieron a las calles para festejar el Día de las Madres

La incertidumbre de cerrar los negocios cambió con el paso a semáforo amarillo

Los capitalinos acudieron a restaurantes, tiendas y centros comerciales para festejar el 10 de mayo. Foto: Cuartoscuro
Escrito en NACIONAL el

En 2020, Pilar Rodríguez y su familia se limitaron a realizar una videollamada para felicitar a su mamá, pero a  un año del encierro por el COVID-19, pudieron salir de nuevo para festejar el Día de las Madres.

"Decidimos salir porque ya nos hartamos de estar encerrados en casa", comentó Pilar, quien dijo que la cuarentena les enseñó a valorar más los momentos junto a sus seres queridos.

La familia se reunió a comer en una mesa al aire libre en el restaurante La Pagoda, del Centro Histórico, y doña Rosario Merino, mamá de Pilar, recibió varios regalos por ser la principal festejada.

"Estoy muy contenta de estar con mis hijas, con mis nietos y nietas", dijo Rosario.

Ayer, ante el descenso de la pandemia y el avance de vacunación a adultos mayores, los capitalinos acudieron a restaurantes, tiendas y centros comerciales para festejar el Día de las Madres aunque no fue la afluencia de otros años.

"No hay punto de comparación, los otros años fueron antes de la pandemia, luego 2020, estuvo cerrado, fue un año perdido, hubo muchas pérdidas de vidas y económicas. Ahorita estamos empezando, no estamos al 100, pero hay más gente", dijo Martha Téllez, encargada del café Bertico.

Resaltó que al pasar al semáforo amarillo de riesgo moderado, se alejó la incertidumbre de tener que cerrar de nuevo.

La derrama económica para este 10 de mayo se estimó en 33 mil millones de pesos en México, según la Confederación nacional de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo, cifra por debajo de los 48 mil millones de 2019.

Amalia Rodríguez también salió a comer para festejar junto con sus hijas y su nieto.

"Es para levantar el ánimo de toda la situación que estamos viviendo. Estuvimos encerrados y ahora prácticamente empezamos a retomar nuestras vidas", comentó Areli Cruz, hija de Amalia.

La joven madre recordó que hace un año, ella perdió su empleo y la celebración fue un poco triste en casa sola, pero ahora hubo sonrisas, comida y una selfie por la celebración.

La afluencia también se incrementó en las pastelerías, como la Ideal, en el Centro, donde los clientes hacían fila para comprar.

Por Gerardo Suárez

dza