AGUA

Hierven agua de la llave por falta de purificadoras en Tampico

Las personas han entrado a una etapa de desesperación por la falta del líquido

Las personas han optado por varias estrategias para obtener el líquido
Escrito en NACIONAL el

En Tampico, ya son cinco días en que decenas de negocios expendedores de agua purificada permanecen cerrados por la dificultad para poder procesarla ante la salinidad por la sequía, provocando que cerca de tres mil familias estén hirviendo o filtrando el líquido que se suministra a través de los grifos. 

La líder vecinal de la zona norte de Tampico y Ciudad Madero, Carolina Salas Guerrero, manifestó que no han visto llegar las pipas que surten, mucho menos a las de compañías dedicadas a la venta de agua en garrafones. 

Reconoció que aunque han tratado, no han podido quitarle el sabor a sal, por lo que la hierven e incluso filtran, aunque no todos se sienten seguros de beber el agua

Manifestó que es una situación muy difícil para las familias de la zona norte, la cual recalcó que es muy vulnerable por la situación  de pobreza que se registra y se les hace muy difícil poder ir a otras colonias a buscar el líquido

"Ya son cinco días batallando y no hay agua purificada, podemos hablar de más de dos mil 500 familias de zonas marginadas. Lo que están haciendo es filtrar y hervir el agua de la llave, pero esta muy salada por lo que estamos en una situación mucho muy difícil", expuso la líder vecinal. 

Los bajos niveles del sistema lagunario del sur de Tamaulipas, así como la salinidad que impide a las purificadoras trabajar de manera óptima, generó la semana pasada una serie compras de pánico entre la población

Recorriendo varias zonas, se pudo constatar que son muy pocos los negocios que ofrecen el servicio, los expendios permanecen cerrados, incluyendo a los que trabajan de manera automática. 

El agua de pozo, una alternativa en este tiempo de escasez 

Por su parte, los habitantes de la zona rural de Altamira, han expuesto que la alternativa en contra del desabasto de agua la opción es recurrir a los pozos, tal y como lo hace la señora Lucía María Reyes Santiago. 

Dio a conocer que desde hace unos 35 años que arribó a vivir a ese sector y ante la falta del vital líquido decidió junto a su esposo escarbar y extraer el agua, así lo hicieron también sus vecinos, mismos que con el paso de los años y al haber contratado el agua entubada, utilizaron los pozos para construir letrinas. 

Mientras tanto, las autoridades de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, así como empresarios, han solicitado a la población evitar las compras de pánico.

Por: Carlos Juárez

GDM