Iglesia se deslinda sobre candidatura del exobispo Onésimo Cepeda

El singular personaje busca una curul por el distrito 21 en el municipio de Ecatepec, Estado de México

Iglesia se deslinda sobre candidatura del exobispo Onésimo Cepeda
El exobispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda Silva. Foto: Cuartoscuro

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), se deslindó públicamente de las aspiraciones políticas del exobispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda Silva.

En el documento firmado por el Secretario General de la CEM, Alfonso G. Miranda Guardiola, se menciona que Cepeda Silva es un miembro emérito de la Diócesis de Ecatepec, sin oficio eclesiástico actual, por lo que está sujeto al Derecho Canónico que rige a los miembros de la Iglesia, el cual dice que los clérigos deben abstenerse de construir y participar en asociaciones que sean incompatibles con las obligaciones del estado clerical.

Bajo esa premisa los clérigos (sin importar si son eméritos o en activo) deben abstenerse de todo aquello que se desdiga de su estado, de acuerdo con las prescripciones del derecho particular.

De igual forma, la Conferencia del Episcopado Mexicano, también menciona que los clérigos deben evitar aquellas cosas, que aun no siendo indecorosas, son extrañas al estado clerical.

 “No han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que, según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común”, destacaron.

Sin constancia o permiso por parte de la CEM

Respecto a este canon, la CEM afirmó que no existe constancia de que Cepeda Silva haya recibido o pedido permiso prescrito por las leyes canónicas.

 “Por tanto, la CEM se deslinda de todo acto político, que a título personal realice Mons. Cepeda, no ejerciendo por ello, ni de voz ni de acción, representatividad oficial de la Iglesia Católica”.

El comunicado finaliza diciendo que lo expresado no pretende afectar los derechos del exobispo, solo establecer con claridad lo señalado por el Derecho Civil y el Eclesiástico.

BAR


Compartir