DEBATE DE CANDIDATOS

Debate en Sinaloa se centra en candidatos punteros

Zamora y Rocha se concentran en sus propuestas; el resto, en hablar de ellos

NACIONAL

·
RECINTO. El encuentro entre los aspirantes se llevó a cabo en la Universidad Autónoma de Occidente. Foto: Especial

Por espacio de dos horas, debatieron la noche del jueves los ocho candidatos a gobernador de Sinaloa, pero el encuentro se centró en los punteros: Mario Zamora Gastélum, del PRI–PAN–PRD, y Rubén Rocha Moya, de la alianza Morena-Partido Sinaloense.

Cada candidato tuvo 12 minutos y medio de participación,  pero, la mayor parte del tiempo fue utilizado para hacer referencia a Zamora Gastélum y Rocha Moya.

Mario Zamora inició su participación con un contundente  mensaje "mi misión es evolucionar", propuso un rescate económico del estado, por medio de una Financiera Estatal, combatir a la corrupción, habilitación de 100 dispensarios médicos, liberar a la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), rescatar las Estancias Infantiles y los programas de apoyo a las mujeres.

El abanderado de "Va por Sinaloa" destacó que su visión de evolucionar, "no significa quitar todo lo anterior, sino pensar en lo bueno y dar un paso al frente para mejorar"; aseguró que hay transformaciones que hacen daño que, dijo, "van hacia atrás". 

Aseguró que por eso se unieron el PRI, PAN y PRD, porque escucharon a la ciudadanía común.

En tanto, el abanderado de Morena, Rocha Moya, se centró en exponer sus propuestas, que se basan en acabar con la corrupción e instaurar un gobierno austero.  Se comprometió a encabezar un gobierno que no mienta, no robe y no traicione a la ciudadanía. 

En su plataforma de gobierno destacó la ampliación los programas sociales para brindar bienestar a los grupos más vulnerables, como adultos mayores, personas con discapacidad, estudiantes, y jefes  o jefas de familia. 

Rocha habló de la necesidad de mejorar la situación laboral del personal de salud, terminar con el desabasto de medicamentos, y convertir en ambulancias los helicópteros de la "élite gobernante".

Por Carlos Valenzuela

maaz